Compartir
Publicidad

El problema de las cuentas públicas es un problema generacional

El problema de las cuentas públicas es un problema generacional
12 Comentarios
Publicidad

La política económica de los gobiernos alrededor del mundo, casi desde siempre, es que las cuentas públicas están en déficit y, como consecuencia, la deuda pública sigue un camino creciente. Es verdad que no todos y no siempre, pero casi. Durante las épocas de boom, las decisiones de gastar son relativamente fáciles, siempre hay algún lugar donde se puede gastar y, además, políticos siendo políticos, la tentación de gastar es irresistible.

En épocas de dificultad financiera es aún más fácil andar por el camino del gasto y de déficit, con más gastos y menos ingresos, que es lo que hemos visto durante esta crisis, cualquier excusa para gastar. Como los políticos no tienen ni idea de qué hacer y ya que gastar es lo único que hacen bien, si añadimos los gritos pidiendo ayudas y declarando el fin del mundo económico, los políticos siguieron su camino usual.

Como los recursos financieros no se inventan, los gobiernos tienen que acudir a impuestos para quitárselo de los bolsillos de los contribuyentes, los que siguen con trabajo y no pueden saltarse el sistema, es decir todos menos los muy pobres y los ricos. La alternativa es que chupan liquidez del sistema financiero a través de aumentar la deuda estatal que, tarde o temprano, se tendrá que repagar.

Por eso me interesó el Estudio (PDF) del Congressional Budget Office (CBO) que nos analiza tres alternativas que se podrían contemplar para que el gobierno estadounidense genere recursos y reduzca el peso de la deuda, es decir, para pagar la deuda.

Las tres alternativas que nos analizan son las siguientes:

  1. Reducir las prestaciones sociales a todos.
  2. Reducir las prestaciones sociales pero no a los que tienen más de 60 años.
  3. Subir impuestos.

Como vemos en el gráfico, las tres alternativas tienen impactos algo distintos pero todos tiene el resultado de transferir las deudas de forma generacional. Es decir, de nuestras deudas, nosotros pagamos algo pero nuestros hijos y nietos pagarán mucho más.

Ya que se le critica tanto al capitalismo por su inmoralidad, ¿no hay algo inmoral este camino de gastar hoy, endeudarse mucho y dejar que lo paguen las siguientes generaciones?

En El Blog Salmón | Hoy llega delegación china a comprar bonos españoles y Bajo el signo de la deuda y la turbulencia financiera

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio