Publicidad

Españoles: la crisis ha muerto

Españoles: la crisis ha muerto
5 comentarios

Publicidad

Publicidad

No le ha faltado tiempo al presidente Rajoy y a gran parte del Gobierno para anunciar a bombo y platillo que ya estamos saliendo de la crisis, que 2014 será el año de la recuperación y que todos los indicadores económicos muestran una mejora constante. Les ha faltado parafrasear a Arias-Navarro pero en tono festivo.

Es probable que haya indicadores que muestran un mejor comportamiento y que el FMI por ejemplo ha mejorado las previsiones para España para este 2014. Pero de esta mejora en indicadores macro, a hablar de una salida de la crisis, estamos a años luz aún. Hay tres pilares fundamentales para poder hablar en serio de la salida de la crisis y ninguno de ellos mejora a corto plazo ni se espera que lo haga.

La crisis no ha muerto, ha matado al empleo

El primer indicador y fundamental para el país es el desempleo. La ligera mejora en los registros de desempleados del SEPE a cierre de 2013 chocan diametralmente con la tasa de paro del 26% de la EPA. Hablar de la salida de la crisis cuando más de un cuarto de la población activa no tiene empleo, es indecente. Como mínimo, podremos atisbar cierta mejora cuando la tasa de paro se sitúe por debajo del 12% y no tengamos más de 1,5 millones de hogares con todos sus miembros en paro.

La crisis no ha muerto, ha activado la morosidad

El segundo factor que nos trae de cabeza, es la mora bancaria y el volumen de crédito impagado. Este parámetro se relaciona directamente con el anterior, puesto que un hogar sin ingresos no puede pagar sus deudas y una tasa de paro elevada, hace que los resultados empresariales caigan en picado. Un sistema financiero con una tasa de mora superior al 13%, después de descontar los activos traspasados a la SAREB, es un sistema financiero colapsado.

Y el problema de esos colapsos es que los pagamos entre todos, tal y como estamos haciendo en España a base de rescates financieros y de inyecciones de dinero público. Esto no ha acabado todavía y veremos más problemas en el sector si la tasa de mora sigue al ritmo que va.

La crisis ha matado a las instituciones

Por último y más allá del plano económico, esta crisis está dejando al descubierto las fallas de nuestro sistema. La separación de poderes famosa que se plasma en la constitución que no existe como tal, las diferencias en el trato judicial y administrativo, en función de tus apellidos o el color de tu sangre o los grandes focos de corrupción que asolan cada órgano de poder de este país, es un lastre muy gordo para anunciar que la crisis ha muerto y que ya nos recuperamos.

Quizá España no muera como tal, pero la convalecencia por la enfermedad va a ser larga y dura. El paro no va a bajar en dos días, la mora no se va a recuperar de un plumazo y los ciudadanos no creen en las instituciones ni en el modelo actual. Daños colaterales importantes los que deja la muerte de la crisis.

En El Blog Salmón | El FMI empieza a creer en la recuperación de España

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir