Compartir
Publicidad

Expropiaciones y nacionalizaciones, órdago a la inversión extranjera

Expropiaciones y nacionalizaciones, órdago a la inversión extranjera
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Las aguas andan revueltas en los últimos tiempos en la economía latinoamericana en general y la venezolana en particular. Tras el referéndum que le ratificó como presidente, Hugo Chávez ha seguido adelante con más fuerza con su “Revolución Bolivariana”. Esta está suponiendo un control cada vez mayor por parte del gobierno de la economía nacional. Así las compañías petroleras con contratos en vigor, tales como Chevron o BP, han sigo obligadas a establecer joint ventures controladas por la empresa estatal Petróleos de Venezuela y a casi doblar lo que pagan al estado por sus licencias de explotación. El resto de sectores no quedan fuera del punto de mira, así la industria alimentaria, la minería o los grandes terratenientes podrían ver sus propiedades expropiadas o sus concesiones revocadas en caso de que las autoridades vean que no están siendo suficientemente explotadas o lo crean necesario para el bien nacional, lo que incluye una redistribución de las rentas. Los líderes latinoamericanos cada vez ven con mejores ojos al presidente venezolano y si bien hace no mucho Lula da Silva era el paradigma a seguir, con los últimos escándalos, su buen nombre está empeorando y la imagen de Chávez toma cada vez mayor peso. En ello ha ayudado el uso que está dando de los ingresos que está obtenido gracias a los altos precios del petróleo. A través de Petrocaribe ofrece cerca de 200.000 barriles de petróleo diarios a los países caribeños con opciones de financiación muy ventajosas. Está fijando acuerdos con Brasil y Argentina para desarrollar proyectos de búsqueda y explotación conjunta de yacimientos petrolíferos. Por no hablar de Telesur, cadena de televisión que quiere tener alcance en toda Latinoamérica y cuya motivación última es hacer frente al “imperialismo americano” y conseguir una difusión de sus ideas y valores.

El intervencionismo en las economías está así tomando fuerza en todo el área, como bien claro están dejando Néstor Kirchner, presidente argentino, u otros mandatarios. Las preguntas son hasta cuando mantendrán su capital los inversores extranjeros ante una situación que les crea serias dudas, cuales serán los rendimientos que exijan a sus inversiones y en que plazos. La teoría económica lo deja claro, a mayor riesgo, mayor prima y con plazos más cortos, si no el capital se mueve a lugares más cómodos, como está ocurriendo.

El gobierno venezolano ha decidido jugarse el órdago con la convicción de que los precios del petróleo seguirán en donde están, con lo que conseguiría mantener un crecimiento sostenido de la economía aunque la inversión exterior siguiera cayendo, 5.000 millones de dólares en el 98 frente a los 1.500 de este año. Una apuesta arriesgada a la que el resto de países no puede unirse por no disponer de esas cartas, menos ahora que la inversión extranjera volvía a esas tierras y comenzaba a empujar a sus economías. ¿Alguno de nuestros lectores de aquellas tierras quisiera contarnos su punto de vista?

Vía | La Tercera y BusinessWeek Online (inglés y €) En el Blog Salmón | Bolivia, sus recursos y las empresas extranjeras, Aumentó un 44% inversión extranjera directa en América Latina y el Caribe en 2004 y América Latina "estable"

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio