Compartir
Publicidad
Publicidad

Grecia nuevamente en el ojo del huracán

Grecia nuevamente en el ojo del huracán
Guardar
17 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Uno de los problemas que tienen los planes de austeridad es que sus matemáticas son más complejas de lo que parecieran ser a simple vista. Nadie toma en cuenta que en estos casos el multiplicador funciona al revés y lo que antes eran ganancias ahora son pérdida neta. Esto se aprecia en los profundos recortes presupuestarios que han aplicado algunos países, y que están generando una caída mayor en el resultado final. Y si agregamos el porcentaje de evasión, los saldos se hacen aún más negativos.

Grecia es el primer país que empieza a sufrir las consecuencias de este fenómeno que ya habíamos advertido cuando señalamos que Los planes de austeridad conducen al desastre. Las débiles condiciones de Grecia acrecentadas por los planes de austeridad, han disminuido los ingresos fiscales en porcentajes mayores a los esperados. Como resultado, Grecia no podrá cumplir con la meta de déficit presupuestario establecido en el 8,1% del PIB. Pero, ¿a quien se le ocurre comprometerse a metas que serán inalcanzables dado el contecto de crisis global que vivimos?

Sólo la vieja escuela del FMI es capaz de imponer esas condiciones para prestar dinero. El FMI no sólo gana por el cobro de intereses, sino también por las multas. Junto a la UE, el FMI elaboró un plan de rescate para Grecia por 150 mil millones de dólares. Con este dinero, se esperaba que Grecia alcanzara un défict del 8,9% en el peor de los casos. Sin embargo, ninguno de los análisis toma en cuenta el costo de los bonos soberanos, que pese a caer en mayo tras el acuerdo del Fondo de Estabilización, ha seguido ascendiendo y tiene el costo de los bonos soberanos griegos a diez años en el 10,4%, de acuerdo a Bloomberg, y es seguido muy de cerca por los bonos de Islandia e Irlanda. En la práctica, esto representa el nivel inferior al cual se está dispuesto a prestar dinero a Grecia. Flaco favor en un contexto de crisis.

Los actuales datos de las economías de la periferia europea son desalentadores. Y es porque las autoridades han olvidado que cuando se está en una crisis financiera global, las dinámicas tienden a ser deflacionarias y la recaudación de impuestos se derrumba. Esto demuestra que los planes de ajuste han sido elaborados sin el menor criterio y sin ningún conocimiento real de lo que es una crisis financierta.

Hasta el momento, los problemas se han mantenido bajo un relativo control por las acciones conjuntas de los gobiernos y los bancos centrales. Pero estas políticas pronto se acabarán y los gobiernos enfrentarán el drama de continuar en medio de la crisis con economías más débiles que al principio de ella.

En El Blog Salmón | La crisis griega y el destape de los desequilibrios monetarios, Grecia pone en evidencia las debilidades del euro
Imagen | Alun Sal

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos