Compartir
Publicidad
Publicidad

Italia piensa en rebajar los impuestos a los carburantes

Italia piensa en rebajar los impuestos a los carburantes
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En España, los distintos sectores productivos vienen demandando al Gobierno alguna solución frente al alza de los precios de los carburantes, ante la dificultad de seguir sosteniendo sus márgenes y bajo la amenaza de trasladar esos incrementos de coste al consumidor final, con la consecuencia que eso tendría para la inflación. En Italia, parece que la solución está ya más próxima. Según declaraciones de un miembro de su gobierno, el Ministerio de Industria podría estar preparando un plan para reducir los impuestos que gravan los carburantes.

En España, como supongo que ocurrirá en Italia, no es una cuestión fácil, desde luego. El importe de dichos impuestos para las cuentas del Estado es relevante, sumando un total de 1.198,24 millones de euros que suponen casi un 3% del total de ingresos previstos en los Presupuestos Generales de 2005.

Por otro lado, es evidente que que el componente fiscal es el más determinante dentro del precio de los carburantes. Así, por ejemplo, de los 84,5 céntimos de euro que costaba el litro de gasolina 95 octanos sin plomo a principios de año, 51,9 (más del 61%) iban a parar a manos del Estado. Es decir, que el margen de maniobra es amplio. En cualquier caso, una decisión de estas características supondría una intervención directa sobre la economía, por lo que habría que tener muy claro para qué se realiza (y así comprobar, a posteriori, si se han cumplido los objetivos), a quién pretende beneficiar (y ver a quién beneficia en realidad) y por cuánto tiempo y en qué condiciones se mantendría dicha intervención.

Hay quienes aseguran que la elevación del precio de los carburantes no es mala en sí misma. Es, simplemente, un mecanismo de mercado que derivará, a medio plazo, en un cambio de comportamiento de los consumidores que optarán por medios alternativos de transporte, procesos alternativos de producción, fuentes alternativas de energía... y que intervenir en este mecanismo de mercado retrasará y dificultará la toma de estas decisiones que, por añadidura, pueden tener una repercusión importante en el medio ambiente.

Supongo que eso, en el fondo, es lo que significa gobernar: tomar decisiones relevantes y complejas.

Vía | El Mundo En El Blog Salmón | El gobierno manipula el precio de la gasolina Más información | Impacto fiscal sobre el precio de carburantes, en Noticias OZU Más información | Presupuestos Generales del Estado 2005, en el Ministerio de Hacienda (PDF) Más información | La Fiscalidad de los Hidrocarburos en la Unión Europea desde la perspectiva del medio ambiente, en Infoecología

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos