Compartir
Publicidad
Publicidad

Japón se resigna y reconoce a China como la segunda economía del planeta

Japón se resigna y reconoce a China como la segunda economía del planeta
Guardar
17 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Japón ha reconocido a China como la segunda economía del planeta, algo que adelantamos el año pasado. De acuerdo a The New York Times, Tokio señaló esta madrugada que el producto de la economía nipona alcanzó los 1,28 billones de dólares, mientras que el de los chinos fue de 1,33 billones de dólares. Aún así, las economías de China y Japón son sólo un tercio del tamaño de la economía estadounidense, cuyo valor trimestral se empina por sobre los 3,7 billones de dólares.

Hace apenas cinco años, China tenía un crecimiento anual de 2,3 billones de dólares, exactamente la mitad del japonés. Pero mientras Japón se ha mantenido estancado durante los últimos 20 años, China ha crecido solidamente durante las últimas tres décadas a tasas superiores al 10%, cumpliendo con la regla matemática que indica que un crecimiento del 10% permite duplicar el nivel de vida en un plazo de siete años. En gran parte ha sido el sólido crecimiento de China (favorecido por el desorden financiero) lo que ha eclipsado a la maquinaria japonesa.

La economía nipona se encuentra en crisis desde 1990, tras completar tres décadas de fuerte crecimiento como lo fueron aquellas de los años 60-70 y 80. El estallido de su burbuja inmobiliaria en 1990, en la cual los jardines del Palacio Imperial de Tokio llegaron a tener un valor equivalente a todo el Estado de Washington, sumergieron a Japón en el letargo de la deflación y de un crecimiento nulo.

Por otra parte, mientras la economía japonesa se encuentra a un proceso de rápido envejecimiento de la población, China está en pleno proceso de urbanización y aún lejos del nivel de los países desarrollados, cumpliendo su condición de país emergente. Su PIB per cápita no alcanza los 3.800 dólares anuales, en comparación a los 44.000 dólares de los países avanzados. Esto indica que China tiene mucho margen de maniobra para convertirse en motor del crecimiento mundial. Pero para ello deberá lidiar con los fuertes desequilibrios internos que amenazan con socavar su desarrollo.

Un reciente estudio del banco Credit Suisse detectó que la evasión tributaria y la economía sumergida de China alcanza al 30% del PIB, y esta evasión es realizada por el porcentaje más rico de la población. De hecho, el 20% de los hogares más ricos, acumula el 81% de los ingresos no declarados y las mayores fortunas tienen ingresos tres veces superiores a lo que declaran al gobierno. Este es un tema que debe preocupar a Hu Jintao, el primer ministro chino, que el año pasado citó de memoria a Adam Smith, con una síntesis del libro que siempre lo acompaña: La Teoría de los sentimientos morales:

“Smith escribió que si en una sociedad toda la riqueza está concentrada y es propiedad de un pequeño número de personas, no puede haber estabilidad: tarde o temprano se produce el colapso”

Esto es en gran parte lo que ha ocurrido en el mundo y el factor crucial de la actual crisis. Habrá que ver qué hace Hu Jintao para controlar ese nada despreciable 30% de evasión.

En El Blog Salmón | Confirman a China como la segunda economía del planeta, ¿Qué pasará cuando China destape la caja de pandora?
Imagen | Jakob Montrasio

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos