Compartir
Publicidad

Japón en la cuerda floja: población envejece y deuda aumenta

Japón en la cuerda floja: población envejece y deuda aumenta
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Aunque los problemas de la deuda de Grecia están en el centro de la atención, los problemas que enfrenta Japón no son nada menores. Japón camina por la cuerda floja de la mayor deuda pública de las naciones industrializadas. Para este fin de año la deuda pública nipona será equivalente al 200% del PIB, potenciada por la caída de los ingresos fiscales y por los altos costos de bienestar que enfrenta una nación cuya población envejece a un rápido ritmo, como muestra la gráfica. Si Japón es el futuro, conviene revisar el informe del BPI y también el tsunami de los fondos de pensiones.

El PIB nominal de Japón alcanzará este año los 475 billones de yenes (5,1 billones de dólares), mientras su deuda se empinará en los 950 billones de yenes (10,2 billones de dólares), equivalente a una deuda per cápita de 7,5 millones de yenes (80.000 dólares). Los ingresos de Japón son aproximadamente de 30 billones de yenes y sus gastos son de 44 billones de yenes, un ratio gasto/ingresos superior en un 50 por ciento. Sin la emisión de más bonos del gobierno, Japón estaría en quiebra. El sistema de bonos del gobierno japonés ha sido clave para que Japón se mantenga a flote desde su desplome en 1990. Pero su riesgo de incumplimiento es bajo porque tiene un enorme superávit en cuenta corriente, generado en la austeridad que caracterizó sus políticas desde el fin de la segunda guerra mundial. Esto permite suponer que el riesgo de Japón de una crisis de deuda estilo griego sea visto como poco probable, pero de convertirse en realidad tendría efectos devastadores. Mientras la capacidad de Japón para financiar su deuda se mantenga, este precario equilibrio puede subsistir. Pero bastaría un pequeño asomo de impago como los vividos en Grecia o Dubai, para precipitar un nuevo colapso.

Las deudas, pero, sobretodo, los impagos, son los que precipitan los colapsos. Por eso que es preocupante la caída de la población económicamente activa, que es la que genera consumo, paga impuestos y financia los fondos de pensiones. Como muestra la gráfica de Alex Dalmady realizada según las propias estimaciones del gobierno nipón, la población total va en descenso y en las próximas décadas la población económicamente activa disminuirá en más de un 20%, restringiéndose aún más las finanzas públicas. El número de japoneses mayores de 65 años llega hoy a los 30 millones de personas, y la tasa de mortalidad supera en un 5% a la tasa de nacimientos. A esto debemos añadir la caída en el PIB de 5,3% el año pasado, y de un 6% este año. ¿Será éste el futuro que nos espera?

Más información | Population Projection for Japan 2006-2055 En El Blog Salmón | El tsunami de los fondos de pensiones, Banco Internacional de Pagos no da buen augurio para la Economía Mundial Imagen | Alex Dalmady,

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos