Compartir
Publicidad

La e-residencia: tu también puedes ser e-estonio

Guardar
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En un país donde, al cabo de la calle, y cuando se habla de obligaciones legales en general, y fiscales en concreto, la gente no distingue (o no quiere distinguir) entre nacionalidad y residencia, introducir un nuevo concepto tiene su miga, pero es lo que toca. Y es que hoy hablamos de e-residencia, la última apuesta de Estonia para reforzar su marca, que ellos denominan e-Estonia.

Tal y como ellos mismos aclaran la e-residencia supone que el Gobierno estonio te facilita una identificación digital, una tarjeta con chip y pin.Pero no nos confundamos, la tarjeta no te da derecho alguno de ciudadania, entrada en el país o residencia (más allá de los que tengas como ciudadano miembro de la UE). La tarjeta tiene otras funciones.

Se trata de permitir la identificación digital a ciudadanos de cualquier parte del mundo para que puedan operar con instituciones publicas y privadas estonias: trámites con la Administración Pública, constitución de sociedades, apertura de cuentas corrientes en entidades financieras estonias, etc. La jugada parece clara:

  • Estonia se posiciona como un país de referencia en las nuevas tecnologías.
  • Estonia facilita el acceso de talento, de personas innovadoras, de referentes, a su esfera de influencia, lo que en definitiva, tarde o temprano puede acabar generando ingresos para las administraciones públicas y riqueza para la sociedad estonia.

Por supuesto habrá quien pronostique los 7 males por abrirse a la tecnología de esa manera, haciendo referencia a mafias, lavado de dinero negro, etc. Incluso algunos dirán que Estonia es una suerte de paraíso fiscal encubierto dentro de Europa. Ya. Ojalá nuestros gobernantes asumiesen los riesgos de los estonios. Nada como no hacer para no equivocarse, o mejor dicho para seguir perpetuados en el horror-error que vivimos, a pesar de contar con ventajas estratégicas como nuestra lengua o nuestra ubicación geográfica.

Si queréis ser e-estonios, os conviene recordar que el país se reserva el derecho de admisión, que la tarjeta cuesta 50 euros y que por ahora hay que recogerla in situ, pero que están trabajando en su distribución a través de las embajadas.

Más información | arstechnica, Xataka, GPS

En El Blog Salmón | Bitcoin, todo sobre la moneda "digital", 2007-2014: hitos del bitcoin (infografía)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio