Compartir
Publicidad
Publicidad

La extorsión consentida

La extorsión consentida
Guardar
21 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Todos hemos sufrido alguna vez, bueno, todos no, sólo los que no somos ricos, un tipo de extorsión consentida por las autoridades, hablo de la extorsión a la que nos someten las entidades financieras, las compañías suministradoras de energía (gas y electricidad, sobre todo)o las compañías de telecomunicaciones.

Nos proveen de unos servicios que necesitamos, pero a cambio nos “obligan” a adquirir, alquilar, usar o disponer de alguna forma de otros servicios o productos que, ni queremos, ni necesitamos en la mayoría de los casos. (sino en todos), pondré algunos ejemplos conocidos por todos, a ver si hay entre los lectores alguien que nos diga, que podemos hacer frente a ellos.

Entidades financieras

Si tienes un crédito o una hipoteca te obligan a contratar con ellos todo tipo de servicios adicionales, seguros, cuentas corrientes adicionales…

Da lo mismo que ya estés asegurado en otra entidad, ellos te suscriben un seguro que afecta sólo a lo que les debes.

Da lo mismo que tengas una cuenta corriente en otra entidad, ellos no emitirán un cargo hacia esa otra cuenta (porque no les da la gana, las condiciones las ponen ellos), tienes que abrir una cuenta con ellos bajo sus condiciones (que variarán a placer y generalmente en su beneficio).

Aparentemente siempre puedes negociar con otra entidad, pero ya están prevenidos contra eso (comisiones por cancelación, etc) Traduciendo, blindan su negocio. Por otro lado vayas a la entidad que vayas te encontrarás con un panorama similar aunque no te lo parezca al principio.

La extorsión consiste en obligarte a contratar productos que no tienes, no necesitas, o podrías conseguir más baratos. Si te niegas, o te cobran más por otra cosa (intereses más altos) o te cobran comisiones hasta por gastar el felpudo. Siempre puedes cambiar de entidad, para que los extorsionadores sean otros, que con suerte te extorsionen menos.

Sólo te libras si no tienes créditos o hipotecas, en cuyo caso puedes encontrar entidades que no te cobran.

Suministradoras de energía

Las compañías distribuidoras, suinistradoras de energía, (gas, electricidad) nos obligan a tener instalados contadores de su propiedad por los que nos cobran un alquiler, y/o un mantenimiento, que no tenemos forma de eludir (no podemos comprar nuestros propios contadores), curiosamente son contadores que rara vez se renuevan (no hay más que ir a una casa antigua), a pesar de que legalmente son ellos los responsables de mantenerlos en perfectas condiciones.

Si eres un promotor te obligan (si la promoción supera un tamaño determinado) a cederles gratuitamente un espacio donde instalar transformadores (que pagas tú) para darte suministro en media tensión, tu transformador lo pasa a baja y ellos facturan en baja a los clientes finales.

No te puedes negar a instalarlos y una vez lo haces pasan a ser suyos.

La extorsión consiste en: O trafo o no hay suministro. Y da igual la compañía (generalmente sólo hay una en cada zona geográfica) Vamos, sana competencia que le llaman (sana para ellos, claro).

Compañias de telecomunicaciones

A pesar de la “competencia feroz” que aparenta haber en el sector, todas las compañías extorsionan a sus clientes de una u otra forma. Penalizaciones por cambio de operador, cobro de establecimiento de llamada, tarifas de internet abusivas, cuotas mínimas, aparte de que te llenan el buzón con promociones que ni quieres ni has solicitado.

Puedes cambiar de compañía, pero probablemente de encuentres al mismo perro con otro collar, las tarifas son tan confusas y heterogéneas (supuestamente para dar un servicio adaptado a tus necesidades) que es imposible saber que tarifa o compañía te conviene más.

La extorsión consiste en proponer tarifas con trampa, si quieres hablar barato a un horario, hablarás muy caro a otro, si quieres una conexión a internet rápida o pagas mucho o estará limitada, si quieres llamar a cualquier hora, las tarifas planas son para echarse a temblar.

Algunos diréis que ese es su negocio. No sería extorsión si hubiese alternativa para usar servicios de telefonía sin padecer abusos, pero no hay alternativa.

Tema aparte es de los errores en la facturación, para evitar cabrearme ya ni reviso las facturas, para no encontrarme llamadas mal tarificadas, llamadas y mensajes a la misma hora y otras cosas inverosímiles, que producen microtimos, de varios céntimos, o pocos euros por los que nadie va a reclamar, porque ni compensa ni te hacen caso.

En El Blog Salmón | La tarifa eléctrica no subirá aparentemente en abril
Imagen | Fran Carreira

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos