Compartir
Publicidad

Lecciones que aprender tras el escándalo de Gowex

Lecciones que aprender tras el escándalo de Gowex
13 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Acabó estallando frente a todos. Gowex explotó. Era una patraña. Una mentira que no sólo va a hacer daño a los inversores que pusieron sus esperanzas y su dinero, sino también a la confianza. Pero, como en todo, después de la caída se deben extraer lecciones para intentar que no vuelva a ocurrir algo así.

Todos los mecanismos fallaron: los reguladores (MAB y CNMV), que no supieron ver el agujero; la administración, que apoyó sin cuestionarse lo más mínimo dónde estaba metiendo el dinero de todos; la auditora externa que miró para otro lado y asumió irregularidades muy graves; las firmas de analistas, muchas de ellas negando la mayor y recomendando seguir comprando las acciones de la empresa hasta el mismo pasado viernes; los medios de comunicación y publicaciones especializadas, que tampoco lo vimos.

Y ante este fallo en cadena, además de hacer autocrítica, se deben extraer lecciones que permitan que no vuelva a suceder algo así. Para mí, estas dos deben ser fundamentales y de ellas se derivan todas las demás:

1) Cuestionar no es hundir. El discurso general de apoyo sin fisuras a los emprendedores en este país tiene un efecto perverso: castigar a todo aquel que ose cuestionarse alguno de esos negocios, su origen o la forma de proceder para lograrlos. Ya sea un medio de comunicación, un periodista, un analista o una administración. Da igual. Acabarán siendo tachados de agoreros y hasta de poco patrióticos. Y eso debe cambiar.

Porque es un flaco favor a la riqueza y al ecosistema empresarial del país. Cuando los mecanismos de control se relajan y se permite, por acción u omisión, que surjan patrañas como la generada por Jenaro García, acaba salpicando a muchas empresas honradas que generan riqueza y empleo sin mentir ni robar. Cuando todo ha estallado, de nada sirve el clásico 'Yo ya lo sabía'.

2) La transparencia no debe ser una opción. Debe ser una obligación. Por el bien de todos. La desconfianza es demoledora y puede echar abajo sectores enteros o una economía al completo. Gowex presentaba ante el MAB (el mercado en el que cotizaba) unas cuentas opacas, con generalidades, con ausencia de métricas de negocio muy importantes y sin mención en muchas ocasiones a clientes concretos y contratos específicos.

Aunque entre las startups sigue habiendo un reto importante en la transparencia (en las últimas semanas han surgido iniciativas que buscan incrementarla), no es algo exclusivo de este sector. Debe ser el común. Poner luz y taquígrafos en las cuentas no debería ser negativo, sino justamente todo lo contrario. El 'fake it till you make it' ('Aparéntalo hasta que lo consigas, en español) debería erradicarse de cualquier negocio. También de las startups.

Aún no está todo escrito sobre Gowex. En los próximos días se conocerán, con toda seguridad, más detalles sobre este caso y la patraña liderada por Jenaro García. Pero, estas son dos lecciones que han de grabarse a fuego reguladores, inversores, administraciones, empresas y medios y publicaciones especializadas. Sigue habiendo mucho que mejorar.

En El Blog Salmón | Gowex y Jenaro García, el último pelotazo montando castillos en el aire, Gowex, MA Auditores, el MAB y el ICAC: varias irregularidades bastante graves que "nadie" detectó, Gowex de héroe a cero y otros fiascos, Jenaro García (Gowex): "La entrada de Google y Facebook al mercado de wifi demuestra que es muy atractivo" Imagen | Red.es

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio