Compartir
Publicidad

Los alcaldes quieren más dinero

Los alcaldes quieren más dinero
Guardar
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Lamentablemente, salvo en Madrid y en algunas otras localidades históricas, en España se esta pasando bastante por alto el Bicentenario de la Guerra de la Independencia. No voy a entrar en quienes fueron los buenos, los malos, si fue una Guerra Civil o una Santa, etc. Lo que si que tengo claro es que, en otros países como EEUUU, o para muchos la admirada Francia, tendríamos 2 de Mayo, Bailen y Vitoria, mañana, tarde y noche. Pero aquí somos muy modernos.

Sin embargo hay cosas que nunca fenecen. Como el protagonismo de nuestros alcaldes. Ahí tenemos, la, para algunos, Declaración de Guerra de Móstoles a Napoleón. En pleno siglo XX nos encontramos con que la II República adviene de unas elecciones municipales, siendo el pueblo de Eibar el primero en proclamar el nuevo Régimen, adelantándose a otras instituciones.

Hoy leo en El País que los alcaldes piden 7.000 millones al Gobierno, por boca del Presidente de la Federación de Municipios, el edil socialista de Getafe, Pedro Castro. Y claro, si el titular ya es fuerte, lo que viene después no se queda corto:

"La situación de los ayuntamientos es caótica, desesperada. No estamos dispuestos a esperar más, a que nos digan: 'La próxima vez os tocará'. Nos toca ya", advierte al Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero el presidente de la FEMP y alcalde de Getafe (Madrid), el socialista Pedro Castro, que hace días declaró: "O nos hacen caso, o esto es la guerra". Amenaza con medidas drásticas, incluida una especie de huelga de ayuntamientos, que dejarían de prestar ciertos servicios, y pone números a esa desesperación municipal: 7.000 millones de euros, lo que cuesta a las entidades locales hacerse cargo de asuntos para los que no tienen ni dinero ni competencias, pero de los que se ocupan porque, sostiene Castro, nadie lo hace.
A ver, si no logramos una solución global habrá que ir a soluciones puntuales. Hay ayuntamientos que plantean una actuación sobre el IAE (Impuesto de Actividades Económicas) y el de Plusvalía. En ningún caso supondría aumento de presión fiscal sobre el ciudadano en la cesta de la compra, sino sobre el que hace negocio. Ésa es una posibilidad, es algo que podríamos incorporar a la negociación si no nos dan una solución.

Hace falta tener cuajo. Al Sr. Pedro Castro me gustaría decirle dos cosas:

  • ¿Qué hacen asumiendo competencias que no les corresponden? El ansia de poder de nuestros políticos, de intervención es brutal. Y se manifiesta con especial virulencia en estas instituciones tan cercanas al ciudadano (quizás gracias a que se prestan más al clientelismo). Voy a poner un ejemplo. Estoy cansado de que, a través de los Ayuntamientos se creen monopolios de determinados negocios, bajo la figura de la subvención pública. Conozco excelentes profesores de música que no han podido competir con las Aulas Municipales, que explotadas pro un titular privada y financiadas por el Ayuntamiento, han acabado con la iniciativa privada en dicho sector. Otro tanto ocurre con gimnasios, academias, etc. Es un mal endémico, que de un modo u otro esta muy presente en nuestra sociedad, como ha recordado recientemente luiscarlos. Lo más gracioso es que, luego, en las áreas que realmente les compete el funcionamiento dista mucho del deseable. Pero claro, no se está a lo que se tiene que estar.
  • Recordatorio a despistados. Esta declaración de guerra, de a mi la financiación que los arrollo, se realiza en un contexto de crisis inmobiliaria. Lo que el Sr. Pedro Castro se calla es durante estos años de jauja inmobiliaria, uno de los principales focos de especulación inmobiliaria se encontraba en los consistorios municipales. Los Ayuntamientos han gozado de un maná permanente estos años. La financiación de los ayuntamientos se ha conseguido a través de las cesiones urbanísticas, de la venta de suelo, de las licencias, de...y todo eso se ha acabado. Pero claro, ellos quieren 7.000 millones más. Don Pedro, ¿por qué no gastan 7.000 millones menos? El déficit público es cosa de todas las Administraciones, no sólo de la Central.
  • Y por último sería deseable que alguien le diese, quizás Jordi Sevilla, unas clases de economía a Don Pedro. Prescindiendo de la conversión del empresario (válgame Díos, como se atreven a hacer negocios) a chivo expiatorio del sistema fiscal, como si no fuesen también ciudadanos, sostiene el alcalde de Getafe que, dichas medidas no supondrán un impacto fiscal en la cesta de la compra de los ciudadanos. ¿No?, vaya hombre, que maravilla. Si lo supondrán, si. Esos costes se trasladarán, vía precio, a los productos y servicios comercializados, lo que supondría sin duda un incremento de la inflación. Además, como el mercado no es elástico hasta el infinito, seguramente haya empresas que sean incapaces de competir bajo esa nueva estructura de costes. ¿Le suena a Don Pedro la palabra paro?

A ver si hay suerte, y en linea con sus amenazas, acomete una huelga. Pero de silencio.

Vía | El País

Foto | kozumel

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos