Compartir
Publicidad

Los bancos son el enemigo

Los bancos son el enemigo
17 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El título del post bien podría ser el eslogan utilizado por muchos españoles y formaciones políticas para resumir en pocas palabras su opinión sobre quiénes son los responsables de la crisis actual. Sin embargo, hay dos cuestiones que me gustaría tratar aquí: el papel de las cajas de ahorro en la crisis y las consecuencias de una hipotética nacionalización de la banca privada (tan defendida por algunos).

De entrada, una aclaración: yo no he visto hasta ahora como se rescata a ningún banco, sólo he visto rescates de cajas de ahorro. Catalunya Caixa, CAM, Caja de Castilla la Mancha, Bankia... Todas tienen un denominador común: son cajas de ahorro gestionadas por políticos o amigos de políticos puestos a dedo por estos mismos a cambio de Dios sabrá qué favores. Estas entidades se han chupado en total 60.000 millones del erario público que posiblemente no se recuperen jamás. La banca privada, mientras tanto, cero euros. Respecto a la hipotética nacionalización de la banca que para muchos representa la solución a todos los problemas del sistema, qué decir. Estamos hablando de darle al Estado la gestión de unas entidades que manejan miles de millones de euros. ¿Para qué? ¿Para que las gestionen igual que a las cajas de ahorro? ¿Para convertirlas en puertas giratorias de políticos retirados al estilo de las compañías eléctricas? Imagínense por un momento una banca pública concediendo créditos sin ton ni son a familias con problemas. Ahora piensen en el agujero económico que podrían generar en sus cuentas públicas. ¿Quién paga la factura?

Y con esto no pretendo hacer un alegato irracional de defensa a favor de la banca privada española. Es evidente que esta ha hecho cosas muy mal durante estos años y tiene su parte importante de culpa en la crisis actual: empezando por cómo abrió el crédito para financiar la burbuja inmobiliaria y terminando en las participaciones preferentes, por citar algunos ejemplos.

Además, tampoco podemos obviar que la barra de liquidez del Banco Central Europeo (BCE) les está viniendo como anillo al dedo. Del mismo modo, los avales públicos para la emisión de deuda (rentables para el Estado de momento, pese a que tienen un costo) o la compra que se hizo de activos financieros a través del FAAF (también rentables de momento) se pueden considerar en cierta medida ayudas públicas. Eso sí, no rescates en sentido estricto con la misma tipología y coste para el erario público que los rescates de las cajas.

En El Blog Salmón | El récord de mora bancaria sería aún mayor sin el maquillaje contable, Novagalicia y los 8.000 millones perdidos: ¿nos ha salido caro o barato? y Como arruinar un país socializando las pérdidas de la banca Imagen | Antonio Tajuelo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio