Compartir
Publicidad
Publicidad

Los editores de libros van a sufrir

Los editores de libros van a sufrir
Guardar
14 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Leyendo sobre la Feria del Libro que se va a celebrar en Madrid me encuentro con la noticia de que la Feria va a impedir que haya ebooks en las casetas. Y esto me recuerda claramente a la posición en la que se enroscaron las discográficas cuando empezó el fenómeno mp3. Por tanto, los editores de libros van a sufrir mucho, como lo hicieran las discográficas en su día.

Se puede debatir muy ampliamente de si el fenómeno ebook va a arrasar el modelo tradicional del libro, como lo ha hecho el mp3 con el de los discos. Antes la gente compraba discos, ahora lo que demanda es mp3 sueltos. Las discográficas no lo quisieron aceptar y dejaron de vender mucho por enroscarse en su modelo de sacar CDs. Quizá el modelo de los libros sea distinto, quizá la nostalgia del papel sea mucho más importante que la de un frío plástico redondo, pero desde luego hay algo que se mueve en el sector y los editores parece que se están enroscando en su cómoda posición.

Yo personalmente creo que el futuro del ebook es muy bueno. Cada vez hay más dispositivos de lectura sin retroiluminación, con lo que la experiencia de lectura es parecida a la del papel, sin cansar tanto la vista. Y esto es un hecho, un fenómeno que se avecina. Por tanto, los editores deben replantearse su modelo de negocio. Los libros que se lean en estos dispositivos son bytes, cuyo coste marginal de copia es cero. Por lo tanto el modelo debe ir encaminado a micropagos, al igual que sucede (o debería suceder) con las canciones de música. Pero parece que los editores se enroscan en su posición de “eso de ahí no es un libro”. No permitir la entrada de los ebooks en la feria del libro, para mi, es un error.

Si todo sigue la misma trayectoria que en la música, el siguiente paso será quejarse de la piratería. Luego vendrá la venta de ebooks con unas condiciones muy duras (restricciones de copia y de soportes distintos de lectura, con lo que más que una compra estaremos “alquilando”). Y luego vendrá el modelo más abierto de venta sin limitación de los usuarios. Y ese modelo es el que puede mantener o incluso hacer crecer las ventas.

Amazon, como tienda, lo tiene claro con su Kindle. Un dispositivo que te pone muy fácil comprar un libro. Desde el propio dispositivo puedes navegar por todo el catálogo, elegir, y comprar y tenerlo disponible en un momento. Comodidad para vencer a la gratuidad de las redes p2p. Es la única opción. Pero muchos editores están siguiendo el camino equivocado. Y por ello van a pasarlo mal.

En El Blog Salmón | El escepticismo frente a la innovación disruptiva
Vía | El Economista
Imagen | edans

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos