Compartir
Publicidad

Tinta de impresoras: el verdadero oro líquido

Tinta de impresoras: el verdadero oro líquido
Guardar
5 Comentarios
Publicidad

Un litro de Don Perignon 375€, un litro de Chanel Número 5 840€, tinta de una impresora de primera marca 980€ por litro. Una de las preguntas recurrentes de cualquiera que utiliza una impresora es ¿por qué el precio de un cartucho es tan caro? La razón ha sido sencilla durante mucho tiempo, los fabricantes de impresoras estuvieron dispuestos a vender las impresoras a precios muy bajos, incluso con pérdidas, para poder mantener unos márgenes elevados por la tinta. Los clientes una vez comprada la impresora estaban limitados a adquirir los cartuchos del fabricante, un mercado cautivo que no podía más que quejarse por unos precios que a todas luces parecen desorbitados. De esta forma, para un gigante como Hewlett-Packard la venta de cartuchos supuso más del 50% de sus beneficios en 2004, cuando estos productos suponían menos de un cuarto de las ventas de la empresa.

Frente a ello era de esperar que apareciera nueva oferta que comenzaran a cambiar esta ineficiencia del mercado. Así, las empresas de rellenado comienzan a ser algo normal en ciertas partes del mundo. Hasta hace bien poco solo existía la posibilidad de recargar los cartuchos de manera manual en casa o acudir a cartuchos “pirata” de poca calidad comprados on-line. Frente a ello empresas como Cartridge World, con más de 1.000 establecimientos en el mundo, ofrece recargas más que aceptables por el 60 ó 40% del precio estándar que costaría el producto original. No sé si alguien ha visto algo similar por España pero en EE.UU. se están cerrando abriendo nuevas franquicias a diario y suponen ya un 5% del mercado global. La posición de los fabricantes ahora es compleja. No quieren perder parte de un negocio que les es tan rentable, pero toda acción que lleven a cabo será todavía más negativa para su imagen. Pueden dificultar más la recarga modificando los cartuchos o acudir a amenazas y denuncias por infringir patentes, pero todo ello llevará a dar mayor eco al tema, con la posibilidad de poner en pie de guerra a los consumidores.

Vía | BusinessWeek (En in glés y €)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos