Compartir
Publicidad

Y después de Greenspan ¿qué?

Y después de Greenspan ¿qué?
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

¿Hay vida después de Greenspan? Y si la hay ¿cómo es? Así de incierto se les debe plantear el futuro inmediato a buena parte de los brokers de Wall Street. Acostumbrados a “obedecer” los recados del gurú de la Fed, ahora los mercados estadounidenses se quedan sin referente personal. El oráculo sin sonrisa, el banquero que más respeto ha concitado en el mundo se va dejando a la mayor economía del planeta con numerosos interrogantes en su horizonte.

Siempre me he preguntado, y ahora más que nunca, cómo se sentiría el abuelo Greenspan cuando se acuesta por la noche después de una jornada de discurso, de gran informe beige sobre los derroteros económicos del país. Las explicaciones del presidente de la Fed, más que escuchadas son examinadas con urgencia por inversores y analistas financieros. Una palabra suya, una insinuación e incluso una lectura entre líneas sobre lo que pretendía decir, sirven para calmar al ámbito bursátil o imponerle el pesimismo más profundo, según toque. El parqué neoyorkino ha sido su gran seguidor, devoto o a regañadientes y tras él el resto de bolsas existentes. Y sigo preguntándome qué pensaría Greenspan en esas noches al reposar su cabeza sobre la almohada. Tal vez algo así como “los inversores estarán contentos con todo el dinero que les he ayudado hoy a ganar”. O, “pobrecitos, qué pánico les ha entrado por una amonestación de nada. Son como niños. Qué va a ser de ellos cuando yo falte. A ver si por lo menos les dejo el país en condiciones”.

Pero resulta que a estas alturas de la película el señor Alan Greenspan nada puede hacer con la incertidumbre geopolítica. Después de 18 años de mandato en la Reserva Federal y de haber lidiado con cuatro presidentes, nada puede hacer por salvar a los Estados Unidos de sus abultados déficits. W. Bush le ha salido díscolo en su obsesiva inversión militar en Irak y el rojo de las cuentas domésticas cada vez es más sangrante. Pena que no haya sido por mejorar los servicios sociales y salvar a los pobres del país, que cada vez son más. Además, el petróleo está por las nubes y no se sabe a dónde va a llegar. Mientras, Bin Laden sigue sin dar la cara.

En fin, que el 31 del presente hay relevo en la FED. De momento el sucesor, Ben Bernake, tendrá que enseñar las cartas. Habrá que ver si la inflación y el paro también serán sus grandes caballos de batalla. Y si tendrá la misma cintura que Greenspan para bailar al unísono con la política y la economía. Y a la postre los mercados dirán cómo digieren la incertidumbre que tienen servida.

En El Blog Salmon | "El salario de Greenspan se multiplica por 365":https://www.elblogsalmon.com/archivos/2006/01/16-el-salario-de-greenspan-se-mul.php

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos