Compartir
Publicidad

Y si perdemos los fondos, ¿qué?

Y si perdemos los fondos, ¿qué?
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En estos tiempos de incertidumbre política en la unión europea, los responsables del BCE (Banco Central Europeo), quieren dejar claro, que la unión monetaria es y tiene que ser independiente de la unión política.

Por eso, según el economista jefe del Banco Central Europeo (BCE), Otmar Issing "la Unión Económica y Monetaria (UEM) de la zona euro puede continuar existiendo de momento sin que exista una unión política completa."

Estas declaraciones, se producen después de los grandes "noes" de franceses y holandeses a la nueva constitución y de la incretidumbre generada para la importante cumbre que desde ayer, se celebra en Bruselas y cuyo objetivo es alcanzar un acuerdo para los presupuestos de la Unión para el periodo 2007-2013.

En lo que respecta a nuestro país y los famosos fondos de cohesión, España pide una solución satisfactoria para amortiguar su drástica pérdida de ayudas a partir de 2007 y el cambio súbito en el saldo neto con la UE.

La última propuesta de la Presidencia luxemburguesa contempla que España pueda recibir ayudas decrecientes del Fondo de Cohesión en 2007 y 2008, lo que no cuenta con el acuerdo de todos los miembros.

España quiere mantener esas ayudas hasta 2012. Las ayudas del Fondo de Cohesión representan para España en el periodo 2000-2006 unos 11.600 millones de euros, pero a partir del próximo periodo presupuestario las perdería debido a la ampliación de la UE a 10 países más pobres.

¿Hasta que punto puede ser peligroso perder estos fondos de cohesión? De manera sencilla y resumida, podemos decir que estas ayudas tienen un objetivo dentro de la UEM, y es el de favorecer el desarrollo económico de las zonas menos ricas de la unión. Cuando España entró en la comunidad, era uno de estos países "menos desarrollados", lo que nos benefició en el sentido de ser uno de los máximos beneficiarios, en contraposición a paises ricos y aportadores como por ejemplo Alemania.

Un ejemplo: durante ese periodo, 6 de cada 10 kilómetros de las autovías de nuestro país se pagaron con dinero comunitario. El mayor aportador de la Unión fue Alemania, ¿Y ese país no ganó nada a cambio? Por supuesto que si, por ejemplo nos vendió, entre otras cosas, los trenes y tecnología para la Alta Velocidad Española, hasta tal punto de que comparando el crecimiento experimentado por cada país con esta relación, los germanos salían ganando.

Por tanto, por mucho que nuestros políticos quieran alargar el plazo en Bruselas y debido a que se han incorporado a la Unión diez nuevos países de renta mucho más baja que la española, tarde o temprano pasaremos de ser beneficiarios a ser aportadores.

Es entonces cuando debemos tener la inteligencia suficiente para desarrollar una buena política comercial exterior, que potencie nuestra presencia y negocios en los beneficiarios netos de la unión.

Vía | El Mundo Ver | Video de la Noticia

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos