Compartir
Publicidad
Publicidad

Subastando un billete

Subastando un billete
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Via Microsiervos nos viene un interesante articulo sobre una subasta especial. Se subasta un billete de veinte dólares en una sala con varios participantes. Esta subasta sigue seis reglas:

  • Se subasta un billete de 20 dólares. La puja más alta se queda el billete.
  • Hay una regla de silencio: los jugadores no pueden negociar.
  • El dinero es real: si ganas, pagas lo que hayas pujado y te llevas el billete de 20 dólares.
  • No se puede pujar dos veces seguidas.
  • La mayor puja se lleva el billete de 20, independientemente de lo alto o bajo que haya pujado.
  • La segunda mejor puja tiene que darle el importe de su puja perdedora a la «banca».

Si nos damos cuenta las cinco primeras reglas son normales y razonables, podríamos pujar por el billete, si no surgiera nadie, podríamos llevarnos el billete por tan sólo un dólar ¿un buen negocio no? Ahora pongamos una pregunta a nuestros lectores, ¿cuanto ofrecerían por el billete?

Siempre que pagáramos por el billete menos de 20 dólares sería un buen negocio. Si fuéramos los únicos en la sala la subasta sería irrelevante, podríamos ofrecer tan sólo un dólar y llevarnos el premio. Pero no somos los únicos en la habitación y el señor que esta a nuestro lado piensa "si yo ofrezco dos dólares, me llevaré el dichoso billete y ganaré 18". Este señor puja por el billete y se lo llevaría si no ofreciéramos más por el billete. Hasta ahí la situación sería normal y el billete se acabaría vendiendo por 19 o 20 dólares (para simplificar sólo se pueden hacer pujas redondas, sin decimales).

Pero, la subasta tiene una trampa, la regla seis. Cuando hemos ofrecido un dólar por el billete y nuestro adversario ha ofrecido dos, nos encontramos con que si no ofrecemos más que el adversario perderemos el dólar a cambio de nada. Esto nos impulsa a pujar y a continuar una vez superada la barrera de los 20 dólares, porque ya no pretendemos ganar dinero, sino minimizar las pérdidas. Si continuamos se acaba intentando fastidiar al adversario.

¿Cuanto hay que ofrecer por el billete? Nada, es la única forma de no perder dinero. También podríamos ofrecer 20 si somos los primeros en apostar, aunque sería una pérdida de tiempo.

Enlace al articulo original (en inglés)

Más Información en El Blog Salmón | El Economista Camuflado

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos