Compartir
Publicidad

Algunas lecciones de la crisis financiera

15 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Algunos elementos a tener en cuenta frente a la actual crisis financiera es que ésta se encuentra en pleno desarrollo y que la magnitud de su fuerza la convierte en la más severa de todas las crisis conocidas. Continuará por todo este año y seguirá el próximo sin que la supuesta magia del laissez-faire le ponga término. El mundo entero está entrampado y la única respuesta que hay para la pregunta ¿Cómo llegamos hasta aquí?, hay que responderla diciendo que debido a la prepotencia de algunos, incluyendo a varios premios Nobel de economía. La actual crisis nos ha dejado algunas lecciones, y la segunda pregunta sería si con las tardías medidas se alcanza a detener el incendio antes de que todo el planeta arda en llamas.

Esta crisis es producto de los desequilibrios globales y de la falta de reglas claras. Es el desplome de la contrarrevolución monetarista y por eso que el Consenso de Washington ha sido desterrado sin honor alguno en Londres no sólo por protagonizar este estruendoso fracaso sino por haber llevado al mundo a un callejón sin salida. Con él se desploma la burda concepción monetarista de la tasa de interés como la única política económica posible. Porque su instrumental seguía la prédica monetarista para una economía pequeña, descuidando los lacerantes efectos de la globalización. Más aún, de una globalización desordenada donde imperó la ley de la selva, y en la cual se acentuaron los desequilibrios.


La globalización terminó siendo el arma de doble filo del modelo y lejos de proporcionar equilibrios maximizadotes, niveló siempre hacia abajo, en forma rasante, aumentando la inequidad al interior de los propios países. En ese sentido el recetario del Consenso de Washington (su artillería pesada) le exigía, irrisorimente, equilibrios presupuestarios a los países pequeños, cuya incidencia en el PIB mundial era insípida, descuidando los desequilibrios globales de los países grandes, donde pernoctaban las verdaderas armas de destrucción masiva.

La leyes reduccionistas del Consenso de Washington, aplicadas por el FMI, provocaron las graves distorsiones de precios que por un lado incentivaron la especulación financiera y por otro significaron la mayor destrucción de empleos y empresas. Dado que la orden 1 era el control de la inflación como el parámetro central de la economía, los bancos centrales manejaban este guarismo con la manipulación de la tasa de interés, que muchas veces significaba el cierre de empresas y el despido masivo que dejaba la economía en manos de los productos foráneos. Para los bancos centrales, la economía interna estaba supeditada sólo al control de precios. Temas como el crecimiento, el pleno empleo, la calidad de vida o el ambiente, jamás fueron considerados. Este descuido de la economía real restó gigantescos recursos al sistema y alentó las burbujas especulativas que ampliaron las brechas de inequidad. Y como todos los países tenían que competir con un tipo de cambio bajo para aumentar sus exportaciones y así acumular divisas que fortalecieran la balanza de pagos, el país más privilegiado fue China, merced a la baratura de su obra de mano. China e India no tardaron en tomar la delantera y las transnacionales se instalaron rápidamente en estos países aprovechando el deseo de estos gobiernos por acumular oro verde.

El desorden de este proceso provocó los desequilibrios globales que conocemos. Se requieren, como mínimo 5 billones de dólares para salir del problema. Es un escándalo, pero no hay otra alternativa. El desempleo llegará al 10% y puede seguir aumentando y crear fuertes conflictos sociales. La amenaza es global y como en aquella película del Dia de la Independencia (aludida por Gordon Brown cuando dijo “Este es el día en que las naciones del mundo se han unido para luchar juntas contra la Recesión”), en verdad no queda otra alternativa. Los errores del Consenso de Washington (que miró la paja en el ojo ajeno pero no la viga en el propio) le están costando este duro momento al mundo. Y no hay esperanzas de que le economía salga pronto de su colapso.

Video | Versusplus.com I Will Revive

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio