Compartir
Publicidad

El valor del dólar y un ejemplo con bombones

El valor del dólar y un ejemplo con bombones
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Hace un año, la mayoría de expertos sostenían que el dólar ya no podía subir más debido al gran déficit por cuenta corriente de Estados Unidos. Ahora, con los datos en la mano, podemos decir que estaban equivocados, ya que se ha revalorado con respecto al euro más de un 15%.

Así comienza un interesante artículo ($) publicado por Paul de Grauwe (Profesor de Economía de la Universidad de Leuven) en el Financial Times. En él, hace una comparación entre un experimento que se realizó en una feria de chocolates en Bruselas y la evolución del precio del dólar. En dicha feria se puso a la venta una caja de bombones de marca desconocida por 9 euros. Las ventas fueron bien, así que al día siguiente se subió el precio a 15 euros, esperando que, tal y como sostienen las teorías económicas, se redujera la demanda. Pero la teoría no sirvió, y se vendió el doble. Un día más tarde, el precio de la caja de bombones se estableció en dos euros, y no se vendió casi ninguna.

Lógicamente, esto se produjo porque ante un producto desconocido, tomamos el precio como indicador de calidad, algo que podemos comprobar inmediatamente después de comprarlos metiéndonos uno en la boca y saboreándolo. Pero cuando compramos divisas no podemos hacer eso. Las adquirimos por un precio, que estimamos que es bueno, y creemos en ello. No podemos meternos el billete en la boca para comprobar que realmente vale lo que cuesta, lo único que podemos esperar es que aumente su valor con el tiempo, como el vino.

Depende a qué experto en la materia preguntemos, el valor fundamental del dólar será una cifra entre 1 y 1,3 euros. Unos sostiene que es el primero y otros el segundo, pero están compensados. Por este motivo, toda fluctuación de esta divisa en dicho rango resultará “aceptable”, y hará que cuando, por el motivo que sea, el dólar se revaloriza, los expertos busquen variables que expliquen la subida (descartando en sus análisis las que no confirman dicha tendencia), y recomienden comprar. Lo mismo ocurre cuando baja, se intenta justificar y se recomienda vender.

Todo esto ocurre porque realmente nadie sabe el porqué de las alzas y bajas en el valor del dólar de forma concreta. Hay intuiciones, estudios, análisis… pero la realidad es tan compleja, que si alguien estuviera en posesión de la verdad absoluta se dedicaría a comprar y vender en su nombre, en vez de hacerlo en el de otros. Y es que si la información se comparte por un moderado salario, entonces es que no vale más que el mismo.

Vía | FT.com

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio