Compartir
Publicidad

Grecia muestra dificultad para cumplir con los compromisos adquiridos

Grecia muestra dificultad para cumplir con los compromisos adquiridos
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

 

Cuando en el pasado mes de mayo Grecia hizo la llamada de socorro tanto a la Unión Europea, así como al Fondo Monetario Internacional (FMI), era obvio que la situación financiera de las cuentas públicas del país heleno era gravísima, y no quedó más remedio que pedir ayuda a las instituciones financieras. Esta millonaria ayuda se instrumentalizó con la adquisición de fuertes compromisos en cuanto al método de amortización y en los plazos de vencimiento, condiciones que fueron asumidas por un estado al borde de la quiebra, y que intentaba mostrar ‘credibilidad’ al mercado, al menos en lo que respecta al cumplimiento de su programa.

Ahora cinco meses más tarde, el primer ministro griego, Yorgos Papandréu, ha afirmado en el dominical ateniense Proto Zema que su país necesita renegociar la devolución de las ayudas a sus acreedores, y no solo eso, sino que adicionalmente pretende mostrar al mundo su pontencial para hacerlo.

A pesar de que Grecia ha mostrado un punto de inflexión en lo que respecta a su gestión económica después del ‘rescate’, creo que los compromisos le han quedado un poco grandes. El principal problema procede de las consecuencias directas de sus crisis fiscal, estimándose que el presente ejercicio económico se cerrará con un déficit de más de 4.000 millones de euros, y por tanto con un margen de maniobra muy limitado para devolver los 110.000 millones de euros cada tres años tal y como se muestra en los compromisos asumidos.

El problema no es de ‘confianza’, porque Grecia ha mostrado una actitud muy positiva al respecto, también porque no le quedaba otra salida, pero lo que si puede desatar de nuevo la tormenta es la esperanza de resolver una crisis, con unas ayudas internacionales jamás vistas desde que existe la Unión Europea tal y como la conocemos hoy, y no poder esperar una respuesta acorde a los compromisos porque Grecia no tiene los posibles necesarios como para poder hacerlo.

Es cierto que el rescate era necesario, pero, ¿se hizo del mejor modo? ¿Los compromisos adquiridos por Grecia son asumibles para su economía? En mi opinión, creo que se mostró la mejor actitud pero le quedó grande, al menos es lo que se ha dejado en evidencia.

Vía | Cinco días
En El Blog Salmón | Grecia nuevamente en el ojo del huracán
Imagen | aster-oid

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio