Compartir
Publicidad
Publicidad

Guerra contra los cortos

Guerra contra los cortos
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ante el desplome bursátil provocado por la crisis financiera internacional se están tomando medidas un poco extrañas para contener las caídas. Hace un mes leí en Gurusblog que en Pakistán habían prohibido que la bolsa bajara de 9144 puntos. Es decir, si llega a ese punto, no están permitidas órdenes de compraventa por debajo de dicho valor. Es absurdo, puesto que si la bolsa tiene que bajar y no lo hace por un decreto, o se crea un mercado negro de acciones, o la bolsa deja de funcionar. No bajaría pero nadie podría deshacerse de sus acciones: es como si no valieran nada.

Esta solución imaginativa pero tan poco eficiente me pareció de risa. Pero en los últimos tiempos estoy viendo ciertos gestos de los reguladores bursátiles del primer mundo que, sin llegar a estos extremos, se parecen en algo a la medida pakistaní. Y es la caza de los cortos que se ha desatado. La última en aparecer en el escenario contra los cortos es la CNMV.

¿Qué es esto de los cortos? Es la posibilidad de ganar dinero en la bolsa cuando esta cae. ¿Cómo se puede hacer esto? Muy fácil. Le pides prestado unas acciones a alguien que las tenga (y pagas unos intereses por el préstamo). Las vendes. La acción baja (o sube, si tienes mala suerte). Cuando ha pasado un tiempo vuelves a comprar la misma cantidad de acciones y se las devuelves a sus propietario. Si las acciones han bajado, ganas dinero (la diferencia entre el precio de venta y el de compra) y si han subido, lo pierdes. Es muy parecido a la forma habitual de operar en bolsa, sólo que sale un poco más caro por la necesidad de pagar unos intereses y algunos detalles más técnicos, como que si la acción se dispara podrías perder un dinero que ni siquiera tienes.

Aunque pueda parecer un instrumento puramente especulador de gente malvada, realmente posicionarse corto tiene su origen en asegurarte ante las caídas de una acción. Por ejemplo, si tienes unas acciones a largo plazo, pero ves que en el corto plazo pueden caer, puedes hacer una operación de este tipo y cubres algo tus pérdidas a corto plazo (y si al final no bajas, lo que pierdes puedes considerarlo la “prima” de tu seguro).

El problema que ven ahora los reguladores es que las posiciones cortas pueden estar influenciando la bolsa con menos dinero del que se requeriría para hacerlo. Por ejemplo, imaginemos que una empresa tiene unos accionistas muy fieles, porque va bien, y por tanto dicha acción sube. Ahora llega una persona, pide prestadas muchas acciones (incluso más de las que puede llegar a tener con su capital; como es un préstamo tienes que tener dinero suficiente para pagar los intereses, no para poseerlas) y las vende de golpe. La acción cae bruscamente, porque el mercado se ha inundado de acciones en venta; esto genera pánico (o incluso que los programas automáticos de venta para limitar las pérdidas) y se lancen órdenes de venta de accionistas que originalmente no pensaban vender. Luego la persona que ha originado esto recoge poco a poco las órdenes de venta y las devuelve las acciones a su dueño con un beneficio. Realmente esta persona no podría haber hecho subir la acción de esta forma, ya que no tenía dinero suficiente para provocar un volumen que generara pánico, pero con un préstamo sí que puede. Y no hablemos ya de las ventas en corto descubiertas, en que primero vendes y luego consigues las acciones prestadas (esto se complica un poco, ¿no?).

El tema es que todo esto se lleva haciendo bastante tiempo, pero hasta que la bolsa no baja mucho a los reguladores no les preocupa. Y como la bolsa tiene que subir, porque si no las empresas despiden, la gente se queda sin sus fondos de pensiones, etc. ahora quieren que no pueda bajar o al menos no ponérselo fácil a factores que alternan “el orden natural de la eterna subida”. Reconozco que estos mecanismos pueden alterar el mercado, pero dudo que sean los responsables de que las bolsas estén como están. La realidad es que muchas entidades financieras lo han hecho muy mal y han perdido la confianza de los accionistas. Y en España algo equivalente se puede decir de las constructoras.

Y mi pregunta es, ¿cuándo vean que estas medidas no impiden que las bolsas bajen, seguirán el método de Pakistan?

Vía | El Economista Foto | rahego

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos