Compartir
Publicidad

¿Por qué los "CDS" están en el ojo del huracán?

¿Por qué los "CDS" están en el ojo del huracán?
Guardar
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Los credit default swaps (CDS) se encuentran en el ojo del huracán por varias razones. Si bien han sido un producto oscuro y esotérico, conocido sólo por un puñado de inversores sofisticados, hoy son sinónimo de especulación indisciplinada, de codicia sin límites. Sus apuestas a ganador y perdedor por montos que se hicieron superiores a todo el volumen de la economía global, tienen al mundo viviendo una inestabilidad sistémica descontrolada. En este escenario, de nada sirven los gobiernos, las cumbres de la G-20, los dictados del FMI o el Banco Central Europeo. La cresta de la ola del populismo financiero pregonado por los codiciosos del mercado es la que domina al mundo.

A los CDS se le culpa por ser una de las principales causas de la crisis financiera y la Securities and Exchange Commission (SEC), está procesando a Goldman Sachs por su papel en la confección y venta de obligaciones de deuda colateralizada (CDO), que aseguraban para sí en miles de millones de dólares por la vía de los CDS (credit default swaps). Los correos enviados en enero de 2007 por Fabrice Tourre (el fabuloso Fab), y difundidos por Financial Times, son explícitos al respecto:

- “Todo el edificio está a punto de derrumbarse.. y solo sobrevivirá el fabuloso Fab, aquí, erguido sobre estos complejos y exóticos comercios, altamente apalancados, y creados sin necesidad de explicar todas las implicancias de estas mostruosidades”.

Estos correos electrónicos de enero de 2007 son pruebas contundentes de un delito que no se gestó de la noche a la mañana. Se aprovecharon todas las vulnerabilidades de un sistema abiertamente desregulado. De esta manera, los Credit Default Swaps, que nacieron en 1990 para proteger las inversiones verdaderamente riesgosas, terminaron convirtiéndose en un engendro del diablo.

Como toda innovación financiera, estos instrumentos nacieron para mejorar el sistema y permitir la estabilidad financiera en el largo plazo. La historia recuerda que fue el derrame petrolero del Exxon Valdez, en 1989, lo que llevó a Wall Street a innovar en estas operaciones para el incumplimiento de pagos. Era evidente que si no se entregaba el petróleo en la fecha acordada, el comprador no podía autorizar el pago pactado. De ahí la necesidad de estos seguros de impago. Sin embargo, estos seguros comenzaron a operar en estructuras ilegítimas, respaldando operaciones abiertamente delictivas como la quiebra de Long Term Capital Management, que estimuló la creación de burbujas.

Uno de los temas centrales que hay que tener en cuenta con estas operaciones es el engaño que genera por la vía de los precios. Los precios son el elemento central en la estructura del capitalismo productivo, generador de empleos. Y durante años, los precios fueron las señales del mercado. A la hora de responder a preguntas como qué y cuánto producir, los precios permitían planificar en esa dirección. Las burbujas, sin embargo, generadas por el capitalismo improductivo, disparan los precios y distorsionan el mercado, retroalimentando el ciclo fatal que destruye a toda la economía productiva y desestabiliza a todo el sistema. Son estas burbujas artificiales las que exterminan el capitalismo productivo. Por estas razones los CDS están en el banquillo. Pero hay más. Ya viene.

En El Blog Salmón | ¿Qué son los Credit Default Swaps?, La última ola, Rumores que hacen temblar un país.
Imagen | iwashere

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos