Publicidad

Por qué no hay que hacer caso a quienes nos digan que hay que invertir ahora que la bolsa baja o cuando sube: contra el market timing

Por qué no hay que hacer caso a quienes nos digan que hay que invertir ahora que la bolsa baja o cuando sube: contra el market timing
5 comentarios
HOY SE HABLA DE

Llevamos unas jornadas de mercado bajista en las bolsas. De hecho el S&P500 está en negativo en lo que llevamos de 2021. Los motivos pueden ser fundamentales (hay perspectivas negativas) o no (simplemente se están deshinchando un poco las cotizaciones), pero lo cierto es que siempre que hay bajadas hay nerviosismo entre los que están invertidos y también hay quienes recomiendan invertir aprovechando la situación.

¿A quién hacer caso? ¿A los que se asustan con las bajadas y venden o a los que dicen que es precisamente el momento de comprar? Y al contrario, ¿qué hay que hacer cuando el mercado sube, esperar a bajadas para comprar o subirse al carro?

El market timing

Intentar invertir en el mejor momento es lo que se conoce como market timing. Es, básicamente aprovechar para entrar en bolsa en los momentos antes de una gran subida. Esto suele implicar entrar cuando hay caídas para aprovecharlas, pero no tiene por qué ser tan sencillo.

Hay todo un mundo de indicadores por los que se guían algunos gurús de la bolsa para tener la señal en el momento perfecto para entrar en el mercado. Suelen ser promedios de varios índices o ratios que cuando se ponen en positivo informan del momento para comprar.

¿Sirve de algo el market timing?

Hay un ejercicio muy bonito que explica lo que implica tener un buen market timing. Consiste en estudiar a un inversor que todos los años hubiera metido 10.000 dólares en el S&P500 desde 1976 hasta 2018. En un caso hay que suponer que tiene un muy buen market timing e invierte en el mínimo del año. En otro caso es el peor inversor del planeta y siempre compra en el momento más caro del año.

En el caso del buen market timing el invesor habría obtenido una rentabilidad del 7,9% anual. En el caso del mal market timing la rentabilidad habría sido del 7,1% anual. Es decir, el market timing sí sirve, pero muy poco.

Lo relevante es invertir a largo plazo

En ambos casos se puede ver que el momento de invertir tiene un impacto pero menor. Lo verdaderamente importante es invertir y no vender, acumular a lo largo de muchos años. Y todo porque realmente conocer el mejor momento del año es muy complicado. Por muchas técnicas, medias móviles e indicadores que se tengan es imposible saber el mejor momento para invertir, así que lo mejor es invertir en cualquier momento y acumular.

Otro ejemplo de la importancia del largo plazo es si es mejor invertir en el momento en que tenemos un capital para ello o es mejor ir invirtiendo en cantidades menores espaciando en el tiempo, para promediar la cotización. Al final la evidencia dice que es mejor invertir de golpe, aunque puede haber años que sea la estrategia incorrecta. Pero si la inversión es a largo plazo los años buenos superan al efecto de los años malos.

Hay multiples estudios que indican que los inversores somos irracionales y compramos caro y vendemos barato. Así que las estrategias de market timing normalmente logran lo contrario. Si hay que invertir es mejor hacerlo cuando se tiene el dinero y punto, sin pensar mucho más y, eso sí, mantener la inversión en el tiempo.

Por tanto es mejor no escuchar a los que dicen que hay que comprar porque la bolsa ha bajado (como en este caso) o porque ha subido. Lo mejor es invetir cuando tenemos dinero disponible para ello y pensar siempre en el largo plazo.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio