Lo que los traders cortoplacistas no te cuentan: la inversión en bolsa con rentabilidad se da en el largo plazo y diversificando

Lo que los traders cortoplacistas no te cuentan: la inversión en bolsa con rentabilidad se da en el largo plazo y diversificando
6 comentarios

El mundo del trading tiende a venderse como fascinante cuando se traslada la idea de ganarse la vida fácilmente moviendo el dinero. Pero la realidad es mucho más cruda... Y es que muy pocos son los que verdaderamente lo consiguen. La estadística más extendida es que el 95% de los traders pierden.

Existen numerosas razones que explican este resultado. La primera está vinculada a la psicología porque es habitual encontrarse con mentalidades de muy poco autocontrol lo que dificulta toda la gestión de riesgos que conlleva una operativa. En esa psicología entran también numerosos sesgos difícilmente renunciables como el sesgo de confirmación (solo dar relevancia a los datos que respaldan ideas propias) o el sesgo de confianza (se produce como resultado de operaciones ganadoras que aumentan los sentimientos de superioridad).

Seguidamente vienen los factores propios de la operativa. Y es que debido a las comisiones aplicadas, los traders empiezan la operativa perdiendo. A ello se une los temidos "deslizamientos" que están referidos a el precio esperado de una operación y el precio al que se ejecuta realmente la operación.

Ese es un problema importante porque se está operando en un mercado en el que no hay suficientes ofertas al precio de una orden de stop ejecutada por un operador para ser ejecutada. También puede ocurrir en los mercados líquidos que se mueven demasiado rápido para cumplir con la orden de stop. El deslizamiento tiende a ir contra el trader, es decir, si compras el deslizamiento supone un precio más alto y si vendes un precio más bajo.

La rentabilidad se encuentra en el largo plazo

Si nos vamos a los datos de los históricos de la bolsa estadounidense, vemos que el largo plazo a funconado perofectamente para los inversores que se han mantenido. Desde 1927, el S&P 500 ha tenido una rentabilidad de alrededor del 10% anual en promedio, incluidos los dividendos. Sin reinvertir dividendos, el S&P 500 arrojó una rentabilidad anualizada del 6,07% en promedio.

A largo plazo es una opción ganadora. Si se analizan períodos de veinte años, las acciones estadounidenses han aportado rentabilidades muy positivas, incluso durante los malos períodos de veinte años.El gráfico siguiente muestra las rentabilidades continuas de veinte años desde enero de 1979 hasta diciembre de 2016.

20

El índice S&P 500 arrojó su peor rentabilidad de veinte años del 6,4% anual durante los veinte años que terminaron en mayo de 1979. El mejor Durante los veinte años que terminaron en marzo de 2000, se produjo una rentabilidad de veinte años del 18% anual.

¿Por qué funciona el largo plazo?

Antes mencionábamos de que uno de los problemas de los traders son los costes de las comisiones pueden jugar un papel importante en su operativa. No es raro que los traders gasten grandes cantidades de dinero en costes por las comisiones cada año. Las comisiones con mirada a largo plazo pierden relevancia, ya que hay muy poca actividad.

La compra de acciones a largo plazo le permite aprovechar la capitalización o la capacidad de reinvertir sus beneficios (por ejemplo, dividendos) a lo largo del tiempo para generar un potencial aún mayor. El tiempo es su mejor amigo como inversor, y poder reinvertir un dividendo al 3% puede marcar una gran diferencia en su patrimonio cuando se jubile. Simplemente embolsarse con una rentabilidad del 3% se duplicaría el dinero aproximadamente cada 33 años, suponiendo que no haya un crecimiento de dividendos o de precios de las acciones. Si se reinvierte en más acciones de la misma acción, se conseguiría doblar en diez años.

Otro problema de los traders es que no están siempre en el mercado. Invertir a largo plazo reduce el riesgo de inversión al eliminar las oportunidades perdidas. Tratar de sumergirse dentro y fuera del mercado en el momento justo podría resultar en la pérdida de grandes días en el mercado.

Un estudio de JP Morgan utilizando datos de los movimientos más grandes del S&P 500 entre el 31 de diciembre de 1993 y el 31 de diciembre de 2013 expuso que mantener la inversión durante los 20 años habría generado una rentabilidad neta del 483% para los inversores de la amplia gama de índice basado. Perderse solo los 10 movimientos más importantes en ese lapso de tiempo habría reducido su rendimiento a solo un 191%. Si se pierde los 30 mejores días en un período de 20 años, su rendimiento fue inferior al 20%.

Pero la clave no solo es el largo plazo sino también la diversificación. Históricamente, si alinea su cartera a largo plazo, es más probable que gane dinero. Aunque las acciones tienen una probabilidad de aproximadamente 50-50 de subir o bajar, las acciones solo pueden caer hasta 0 euros, pero pueden subir sin techo. En conclusión, si uno deja que sus ganadores sigan adelante, es muy probable que, a largo plazo vea esa revalorización a través de la diversificación.

Temas
Inicio