Compartir
Publicidad

¿Donde mejor se gastarían las subvenciones?

¿Donde mejor se gastarían las subvenciones?
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En mi artículo ayer, ¿Piensan que el segundo idioma ayuda a conseguir trabajo?, uno de los comentaristas, svintus, dijo lo siguiente:

El gobierno debería promover un plan subvencionado a escala nacional (para esto si veo magníficas las subvenciones) para que desde los 15 hasta los 50 años,todo el mundo pudiera hablar inglés fluido en el plazo de dos años. Es una cuestión de emergencia nacional.

Me gusta que no se está pensando sólo en los niños en las escuelas pero que esto debe ser un labor de formación contínua, aunque no me parece que se debe dar por perdidos a los que tienen más de 50 años.

Supongo que los lectores de esta página conocen mi antagonismo en contra de las subvenciones del gobierno a ninguna parte, excepto los imprescindibles relacionados con las ayudas a los más necesitados. En una sociedad moderna no es aceptable dejar a un segmento de la sociedad, el que sea, en pobreza.

No obstante mi natural animosidad hacia las subvenciones, vamos a suponer que subvencionar en este caso es realmente “cuestión de emergencia nacional”. La pregunta sería ¿subvencionar a quién y cómo?

Cuando estallaron las dificultades financieras y había colas de empresas y de sectores buscando ayudas estatales, el gran despilfarro, pocos se pararon a preguntar esta pregunta.

Lo normal con estas cosas ha sido que los gremios y empresas principales, los que más gritan y los amiguetes, todos los que tienen fácil acceso a los oídos de los gobiernos, son los que se llevan la gran tajada. En el caso de subvención de los idiomas, los que más se escucharían serían los sindicatos de los profesores, las escuelas y las empresas que venden cursos de idiomas. Las subvenciones se distribuirían de forma indiscriminada con la esperanza que algo positivo pase en el futuro.

No estoy proponiendo subvenciones, pero si hubiera subvenciones para mejorar el segundo o tercer idioma entre los estudiantes, la mejor forma de estructurarlo sería incentivar directamente los implicados y sólo por resultados.

Una parte sería instituir pagos adicionales directos a los profesores por cualquier estudiante suyo que reciba diplomas de idiomas tras examinarse, y estos pagos subirían con la consecución de títulos más avanzados. Y no importaría donde trabajan los profesores, en las escuelas, las empresas de idiomas o en el barrio, si son o no miembros de un sindicato o, incluso, si tienen o no título de profesor, lo único que importaría serían los resultados.

La otra parte sería pagos a los estudiantes directamente, o a sus guardianes si son menores de edad, en base a los mismos parámetros que los pagos a los profesores.

Los buenos profesores hasta lo harían gratis, ya que recibirían compensaciones de las subvenciones descritas. Pagos por resultados, eso si sería una subvención menos despilfarrada.

En El Blog Salmón | ¿Piensas que el segundo idioma ayuda a conseguir trabajo?, En gastos para la educación España está retrasada y La formación de los desempleados, España retrasada
Imagen | srgblog

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos