Compartir
Publicidad

Los factores que sí se valorarán en el futuro para conseguir un empleo

Los factores que sí se valorarán en el futuro para conseguir un empleo
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace unos días cogimos una bola de cristal y miramos al futuro para analizar los siete factores que no serán importantes para encontrar trabajo de aquí a pocos años. Tras leer los comentarios de los lectores hemos decidido escribir una segunda parte, pero al revés.

En esta ocasión nos hemos subido al DeLorean, que es más indie que la bola, para anticipar cómo funcionará el mercado laboral del futuro y qué será importante para conseguir un empleo. De nuevo, aunque puede que alguna de las ideas te sorprenda mucho, que nos creas o no es responsabilidad tuya.

En el trabajo del futuro estos factores sí se tendrán en cuenta

¿Conoces la historia de Pedro y el lobo? En el mundo de la búsqueda de empleo, con tanta exageración y adorno de CV´s ha terminado pasando algo parecido. Hemos mentido tanto que, aunque un currículum no esté abultado, en Recursos Humanos seguirán recelando de su veracidad. La mirada suspicaz ya viene de serie en este departamento.

En este futuro distópico pagan justos por pecadores, nada es real si no tienes pruebas que lo demuestren. Esto es lo que puede servir para ese fin:

1. Hechos contrastables de tu experiencia laboral

"Cuatro años de experiencia en empresa del sector tecnológico". ¿Te suena? Cualquier reclutador que lea una frase así habrá perdido un segundo y pico de su vida sin enterarse de qué has estado haciendo. Recuerda, nada que no sea contrastable tendrá valor, aunque sea verdad como la vida misma.

Para otorgar esa deseada veracidad a los trabajos anteriores se valorará una información que a día de hoy suele escasear en los CVs de los demandantes de empleo:

  • Nombre de la empresa y fechas exactas de alta y baja. Todo lo que no sea recogido en la Vida Laboral deberá ser aportado en la solicitud.
  • Tipo de contrato, duración, responsabilidades…. Ya puedes buscar en la carpeta de los papeles.
  • Motivo de finalización de la relación laboral. Es un punto crítico que el reclutador necesita conocer, y no es suficiente contarlo de viva voz.
  • CNAE. En qué grupo exacto se encuentra cada una de tus empresas anteriores.

¿Te parece que será muy engorroso? No te creas. Quizás no tendrás ni que mover un dedo.

2. Tu aventura empresarial fallida

En los últimos años hemos vivido la mitificación del fracaso. Montar una empresa, asumir un fracaso de dimensiones bíblicas y poder presumir de ello es algo que todavía cuesta en la mente de los españoles, y lo entiendo. Suena a emprendedor exitoso de Silicon Valley que terminó cual ave Fénix resurgiendo de la miseria para montar un imperio. A priori, nadie quiere verse en esa tesitura.

Sin embargo, en los tiempos que vienen será un hecho a valorar para bien. Fracasar en tu aventura emprendedora te endurece. Las canas que te habrán salido de las preocupaciones son una muesca en tu revolver laboral que ya nadie te quitará. En un país donde los jóvenes quieren ser funcionarios o youtubers presentar tus credenciales de haberlo intentado te ayudará a encontrar trabajo.

3. Marca personal online

Otro de esos conceptos manidos hasta su distorsión que dará puntos en la carrera por un trabajo. La idea habla de presentarte no como un trabajador, sino como una empresa en la que tu tiempo es el producto.

En este caso la empresa no tiene locales físicos, por lo que el online será tu campo de batalla. Una web, un blog personal o un canal de Youtube con tus ponencias ya son ingredientes imprescindibles. Si además aparece TEDx por algún vídeo, más posibilidades de tener éxito.

4. Oratoria

Boca seca, sudores, palpitaciones...la glosofobia, miedo hablar en público, atenaza al 75% de las personas hasta casi incapacitarlas para representar un papel medio decente exponiendo ante un grupo de gente.

Diferenciarse dominando el arte de la oratoria abrirá las puertas de muchos puestos de trabajo por delante de otros candidatos con perfiles más completos. Entrena y mejora tu balbuceo y tu puesta en escena si quieres meterte al entrevistador en el bolsillo.

Además, la elocuencia suele ser garantía de buenas habilidades de venta; a nadie le amarga un dulce, y más si sabe vender.

5. Creatividad

El mundo automatizado hacia el que nos dirigimos pondrá en jaque aquellos puestos de trabajo cuyas tareas puedan ser realizadas por un robot o por alguien en un país muy lejos del tuyo (cobrando la cuarta parte). La única manera de esquivar la quema será siendo capaz de aportar algo único. Suena a tópico pero la creatividad será el valor diferencial a la hora de encontrar un trabajo.

traBAJADORES

En los trabajos en los que la automatización aún deje espacio a humanos, que serán los menos, ser capaz de ofrecer un extra de ingenio y chispa creativa se traducirá en mejores puestos y mucho mejor remunerados. Como empleador, ¿pagarías a alguien por algo que hace una máquina que nunca se coge vacaciones?

¿Y si el big data hiciera todo y no tuvieras que demostrar nada?

En uno de los comentarios del artículo anterior alguien sugirió una posibilidad más real de lo que parece. Hablaba de un bot que sería el encargado de rastrear entre miles de perfiles en busca del idóneo. Ya existen herramientas que hacen algo así pero quizás la idea podría coger más forma.

Tras décadas en las que los desempleados solo usaban el Servicio Público de Empleo para fichar, tras nuestro viaje intertemporal hemos comprobado que por fin la gente encuentra trabajo gracias a las oficinas de empleo. ¿Cómo? La herramienta bien podría llamarse Sepebot, un bot capaz de rastrear toda la base de datos con la información de cada uno de los aspirantes a encontrar empleo del país.

El SEPE manejará todos los datos de las personas desempleadas que pudieran ser necesarios para valorar su idoneidad a un puesto: Infojobs, Linkedin o cualquier otra de las plataformas que durante años se han aprovechado de la incapacidad del Estado en el terreno de la reinserción laboral.

Cuando estés en búsqueda activa de empleo tendrás que ceder todos tus datos. Y no solo tú, todas las empresas aportarán los suyos también: contratos: duración, tareas o número de personas a cargo, además de los datos económicos.

Con toda la información el Sepebot hará match entre empresa y un puñado de candidatos y aportará a ambas partes toda la información real de su situación actual y anterior. La transparencia será bidireccional y no habrá espacio para el engaño. Nunca hay garantía de que la relación cuaje, pero al menos habrá más probabilidades de que la relación no acabe en divorcio.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio