Compartir
Publicidad
Publicidad

Mucho cuidado cuando se elige el jefe

Mucho cuidado cuando se elige el jefe
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Me encontré un artículo que me hizo recordar mi pasado en el mundo de la banca de inversión.

El artículo habla de que lo normal es que los que son ascendidos a jefe son los que han demostrado éxito en su anterior puesto y eso trae consigo peligros.

Está claro que no se puede ascender a los que no lo están haciendo bien en sus actuales puestos. Los trabajadores no deben ver que el fracaso es premiado.

También tiene su peligro que se ascienda a alguien que no ha tenido nada que ver con el trabajo del equipo que va a liderar, dando la impresión de que tu jefe no entienda nada de lo que vives todos los días.

Esto argumenta que los ascensos deberían cruzar grupos, divisiones y actividades. Es decir, el que es un buen líder potencial en otro departamento o división debe ser nombrado para liderar este grupo o división. Otra ventaja de seguir este camino es que te permite fomentar líderes con conocimientos más amplios de la empresa y que se han desarrollado en muchos aspectos de la vida de la empresa.

Esto crea ejecutivos más completos. Las mejores empresas desarrollando jefes siguen caminos parecidos.

El artículo nos da una lista de lo que implica ser buen jefe, que es:

  • entender a las personas individualmente y como equipo.
  • entender las relaciones que éstas crean.
  • ser empático con los sentimientos de los demás.
  • saber movilizar a la gente hacía una meta común.
  • ser capaz de crear esa meta dentro del marco de la organización en la que uno trabaja.

Volviendo al mundo de la banca de inversión, es muy normal ver mucha contratación de personal en los buenos tiempos y rápidos despidos en los malos tiempos. Son muy reactivos a las últimas noticias y la planificación incluso a medio plazo es casi no existente. Con algunas excepciones, es un mundo donde no se ha caracterizado por su profesionalidad en la gestión.

En ese mundo se sigue mucho lo que comenta el artículo. Se asciende al que mejor vende o al banquero con más éxito en sus actividades. Eso suele crear dos problemas. Primero, pierdes a un buen profesional en la calle y dos, como no se prima las características de gestión, creas un mal jefe.

La gestión hay que desarrollarla, ¡no viene automáticamente porque haces tu actual trabajo bien!

Vía | Liderar Personas En El Blog Salmón | Los grandes retos de ser el nuevo jefe, Los malos jefes siguen avanzando y Cómo aprenden nuestros jefes

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos