Compartir
Publicidad
Publicidad

Reforma laboral: "ni está ni se le espera"

Reforma laboral: "ni está ni se le espera"
Guardar
25 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Una vez presentadas las directrices que plantea el ejecutivo sobre la reforma laboral, vamos a reflexionar un poco sobre ellas, aunque aviso que no dan mucho de sí tampoco. Mi primera impresión, después de ver las comparecencias de Méndez, Toxo, Díaz Ferrán y Bárcenas fue de vacío del documento. Ninguno quiso señalar abiertamente que no se aportaba casi nada y todos tiraron balones fuera. Bajo mi punto de vista, el documento se debe dividir en dos partes:
  • Incumplimientos actuales del marco vigente en la contratación laboral.
  • Aportaciones reales nuevas.

El documento propuesto no aporta nada nuevo en las políticas de eliminación de la dualidad de contratos temporales e indefinidos, constata que la Inspección de Trabajo es incapaz de atajar las contrataciones en fraude de ley (punto que no consigo explicar porqué no lo hacen porque medios para saberlo les sobra), da pinceladas sobre una Ley de Igualdad que nadie sabe cómo poner en práctica realmente, (quizá tenga algo que ver su contenido quisi-abstracto) y remarca que hay que seguir apretando las clavijas con el tema de las bajas médicas, extremo que va camino de que los Servicios de Salud pierdan la potestad de concesión de las bajas.

También queda lo suficientemente claro cómo la negociación colectiva y los acuerdos entre sindicatos y representantes empresariales están hechos a medida de los grandes y cómo se alejan de la realidad de las pymes en todos los aspectos. Es obvio que no puede servir el mismo convenio colectivo ni el mismo marco laboral al taller de la esquina que a la Red de Talleres oficiales de Opel (suponiendo que todos dependiesen de la casa matriz, por ejemplo).

También pone de manifiesto que los Servicios Públicos de intermediación laboral no funcionan. Es decir, ni funcionaban centralizados ni funcionan transferidos a las CCAA. Se quiere reformar el sistema de intermediación privada, no se sabe en qué sentido, porque al menos Infojobs y muchas consultoras funcionan y se pone de manifiesto que no tienen ni idea de la situación jurídica de las ETTs dentro las transposiciones de las directivas de servicios ni de las liberalizaciones de los movimientos de mano de obra en Europa.

Por otra parte, si aporta dos corrientes claras, la Seguridad Social necesita más dinero y se va a conseguir eliminando todo el sistema actual de bonificaciones a la contratación (perfecto, pero debería redundar en una bajada global del coste en seguros sociales) y se van a incrementar fuertemente los costes por los contratos temporales. Actualmente ya están muy por encima en costes, veremos hasta donde estamos dispuestos a llegar. En este punto, para acallar críticas, recuerda que hay un modelo de contrato indefinido que sólo indemniza con 33 días por año y que no se utiliza apenas. Vale, ahí está pero los trabajadores cualificados exigen una contratación con indemnización a 45 días por año.

Lo que sí aporta; la introducción del modelo alemán, sin concretar en qué medida ni en qué condiciones, con lo cual, la propuesta equivale a cero por ahora y la introducción de los contratos a tiempo parcial con horarios flotantes. Este extremo es cuanto menos peliagudo si no se tienen en cuenta otros factores, como productividad y áreas en los que realmente se puedan aplicar este tipo de contratos.

Como vemos, con este documento no vamos a llegar a ninguna parte, porque a efectos reales, no se hace nada, salvo constatar errores existentes. Más que un documento de propuesta, parece un mea-culpa por escrito de las deficiencias del mercado laboral y dado que tenemos unos representantes sindicales nulos y peores aún del bando empresarial, podemos tener la certeza de que no vamos a llegar a ningún sitio.

En El Blog Salmón | Reforma laboral: análisis de la propuesta planteada por el Gobierno
Imagen | Juca Pitanga

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos