Compartir
Publicidad
Publicidad

ARP: Asociación para la Reforma de las Pensiones

ARP: Asociación para la Reforma de las Pensiones
Guardar
14 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En su momento os comenté la existencia de la Alianza de los Contribuyentes en el Reino Unido. Comenté mi ilusión, mi esperanza, en que surgiesen iniciativa en nuestra tierra similares a la británica. Por el momento no conozco ninguna, pero tengo confianza en que algo se mueva. A veces sucede. Ahí tenemos, en un campo que considero muy cercano,el del sistema de pensiones de jubilación, el nacimiento de un movimiento critico con el modelo actual: la ARP o Asociación para la Reforma de las Pensiones.

Dicho movimiento promueve el paso de modelo del actual, un sistema de reparto, al de uno de capitalización. En esencia, y a mi entender, su propuesta gira sobre dos ejes: la inviabilidad del sistema actual y las injusticias que depara (aspectos que creo que van unidos como auténticos siameses). Creo que merece la pena darle un par de vueltas a sus argumentos y propuestas.

Respecto a la inviabilidad del sistema actual no creo que sea tan sólo cosa de bloggers liberales. Hasta alguien como Zubiri, defensor del modelo de reparto, y que se niega a darle una oportunidad al de capitalización, señala que la base financiera del modelo actual hace aguas. No se sostiene, por motivos demográficos y de modelo productivo. Eso si, Zubiri, en vez de plantearse el cambio de modelo se plantea ampliar las fuentes de financiación, apuntando hacia los ingresos fiscales (a mi, como mal menor, no me parecería mal reducir las cargas sociales e incrementar los impuestos indirectos, como medida para evitar determinados dumpings). Apostemos por una u otra vía, y desoyendo a lo que nos digan los oportunistas políticos, el esquema actual de financiación hace aguas: o se incrementan los ingresos o se reducen los pagos (y posiblemente acaben ocurriendo ambas posibilidades simultáneamente).

En cuanto a las injusticias, la primera y más clamorosa es el futuro que nos aguarda a los actuales cotizantes, a aquellos que nos queden de de 15 a 40 años para jubilarnos.No tenemos ningún derecho, ningún patrimonio, más allá del que se nos quiera reconocer. Ninguno. Y con el horizonte antes descrito es para ponerse a tiritar. Pero aunque nos jubilásemos hoy, posiblemente, y desde un punto de vista financiero, dadas las aportaciones que muchos hemos realizado, nos echaríamos a reír respecto a las pensiones obtenidas, que son claramente insuficientes para el mantenimiento de nuestro nivel de vida.

La ARP apuesta por un modelo de capitalización, es decir, la creación de una hucha individual. Contrariamente a lo que señalan algunos, este modelo no es forzosamente una apuesta liberal. En el caso concreto de la ARP apuesta por la naturaleza pública de dichos fondos y por el carácter forzoso de la cotización a los mismos, destinando una parte de la misma a la creación de un fondo solidario que aporte, a modo de préstamo, a las huchas de jubilación de aquellos que transitoriamente no puedan hacerlo. De algún modo, se trata de patrimonializar las pensiones públicas, de materializar dichas aportaciones, cuya gestión sería llevado a cabo por entidades similares a las mutuas, sin ánimo de lucro (al respecto tengo más de una duda, pero no es el momento). Permitirían incluso, en condiciones extraordinarias, el acceso por los titulares a dichos fondos. Vendría ser una generalización del sistema de planes de pensiones pero articulado de un modo muy diferente.

Veo con agrado dichas iniciativas, y es que sin comulgar con ellas al 100% tienen la virtud de cuestionarse las verdades oficiales. Creo que el futuro debería ir por ahí, quizás con el establecimiento de un sistema mixto, para cubrir los casos extraordinarios que se queden fuera del general y posibles socavones en los mercados de renta variable y renta fija en la que invirtiesen dichos fondos. Así, por un lado tendríamos unos mínimos, financiados con imposición fiscal indirecta. Por otro, el sistema como el propuesto por la ARP, aunque me cuestiono muy mucho lo de las mutuas, aunque esa será otra historia.

Quizás la clave esté, al margen de todo este tipo de mecanismos, en la necesidad de que la gente tome conciencia de que debe ahorrar para su jubilación al margen de lo que establezca la ley, de que no puede confiarlo todo a una carta, ya se llame sistema de capitalización o bien sistema de reparto, y que debe ir construyendo un patrimonio del que pueda vivir cuando su vida profesional se agote.

Vía | Albert Esplugas
Más información | ARP
En El Blog Salmón | ¿Seguro que es viable el sistema de pensiones ?, Quieren saquear los fondos de pensiones, Las pensiones podrían entrar en déficit en cuatro años

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos