Compartir
Publicidad
Publicidad

BBVA y Cajamar eliminan las cláusulas de suelo de las hipotecas, a pesar de no acatar una sentencia judicial

BBVA y Cajamar eliminan las cláusulas de suelo de las hipotecas, a pesar de no acatar una sentencia judicial
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

BBVA ha decidido eliminar las cláusulas de suelo y techo de las hipotecas nuevas que constituya, decisión motivada por la primera sentencia firme que le obliga a retirar dichas cláusulas de las hipotecas ya firmadas. Pero el caso curioso de toda esta acción de marketing pseudojudicial, la tenemos en que BBVA, Cajamar y Caixa Galicia han recurrido la eliminación de las cláusulas de suelo existentes, antes de lanzar esta nueva oferta hipotecaria.

La base del recurso se basa en las dificultades de financiación y según las entidades recurrentes en la legalidad de dichas cláusulas de suelo. Pero como no todo el monte es orégano, las nuevas hipotecas que se ofertan sin suelos presentan diferenciales de tipo de interés muy superiores a las hipotecas con suelo, con el objetivo de situar un límite mínimo de diferencial equivalente al suelo de la hipoteca. A efectos prácticos, la eliminación del suelo hipotecario se traduce en mayor tipo, por lo que como era de esperar, la banca siempre gana. A este efecto de eliminación de la cláusula de suelo, se ofrece la posibilidad de rebaja del diferencial del tipo de interés aumentando la vinculación con la entidad. El pack de contratación de seguros, nóminas, planes de pensiones, tarjetas y la imposición a plazo para las ollas o la batidora, sigue siendo la tónica general de rebaja nominal de tipo de interés pero de aumento de gastos financieros en la mayoría de los casos.

La contratación de financiación hipotecaria sigue en entredicho por todos. Desde la ampliación de responsabilidad que tenemos por el Art. 1.911 de deudas futuras, así como los problemas de adjudicación de viviendas subastadas y reclamaciones de deudas posteriores, están colocando a hipotecados y entidades financieras en una guerra de la que ya sabemos de antemano quién la va a ganar siempre. Cualquier cesión que hagan las entidades financieras o legisladores a favor del hipotecado, lleva aparejado un aumento del riesgo que se traslada a efectos prácticos en mayores costes financieros para todos.

Y desde luego, no tiene sentido tampoco encarecer brutalmente la hipotecas para que la dación en pago entre en funcionamiento, cuando la mayoría de hipotecas se pagan con normalidad y no terminan formando parte de una subasta judicial. La reforma hipotecaria necesita entrar en liza con dos tipos de hipotecas, una con responsabilidad limitada a la vivienda y otra con resposabilidad del deudor, con el objetivo de que no tengamos que asumir mayores gastos financieros todos aquellos que pagamos puntualmente y no hemos tenido problemas económicos.

No tiene sentido situar los tipos de interés hipotecarios a un 5% o un 6% de salida para que las entidades acepten la dación en pago si la mayoría de hipotecados no vamos a recurrir a ella nunca.

En El Blog Salmón | En Ecuador no sabían que las hipotecas había que pagarlas, Al BBVA le dan el primer palo judicial serio en una ejecución hipotecaria Imagen | Daquella manera

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos