Compartir
Publicidad
Publicidad

Mercado hipotecario, mercado dual

Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Juraría que, en mi inconsciente, la expresión mercado dual está asociada al mercado laboral. Con ella nos referimos a la coexistencia de dos tipos de trabajadores, de dos tipos de condiciones laborales, etc. En esencia, unos con mucha más protección y beneficios legales que otros. De hecho, difícilmente sobrevivirían laboralmente los primeros(es decir, sus empresas), sin la existencia de los segundos. Nunca quedo tan claro lo del ying y el yang, y como ello contribuye a configurar una única realidad. Pues bien, algo de ello está ocurriendo en los mercados financieros, especialmente en el hipotecario para familias. Dicho mercado hipotecario se está configurando como de carácter dual.

Algunos me dirán que tradicionalmente eso ya ocurría, que siempre ha habido préstamos hipotecarios de tipo A, de tipo B y de tipo C. Evidentemente eso es cierto, había distintos mercados en función del origen de la operación, de la finalidad, de los porcentajes sobre tasación, etc. En una palabra, segmentación. Pero creo que lo que ocurre hoy es mucho más radical. Dos operaciones idénticas, separadas por apenas 12 meses tendrán un devenir muy distinto.Un antes y un después.

Estoy hablando de los diferenciales sobre los tipos variables, en general sobre el euribor, con su lógico reflejo en los tipos de arranque. Dichos diferenciales se han disparado, así como todo tipo de clausulas para fijar suelos en las revisiones de dichos tipos. Resumiendo, es evidente que los tipos han bajado, y que muchas familias se van a beneficiar de ello, pero esta fiesta no va a ser para todo el mundo. Los que firmen hipotecas ahora se van a encontrar con condiciones mucho más duras, tanto para el momento actual como en las futuras revisiones. Ying y yang.

Habrá quien me diga, con razón, que los nuevos se estarán beneficiando de precios inferiores en los activos. Y es cierto, en general (no siempre, pensemos en contratos cerrados hace dos años). En todo caso, una vez más se plasma otro tipo de dualidad, la establecida entre tipos de interés y el valor de los activos financiados. Lo pagaré de uno u otro modo, el precio del bien no se puede explicar sin sus costes de financiación. Ambos van juntos.

Inseparables, que diría David Cronenberg.

Más información|El Euribor es una farsa En El Blog Salmón|¿Qué es una hipoteca?, El Euribor sigue bajando

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos