Compartir
Publicidad
Publicidad

SICAVs e impuestos: desmontando mentiras

Guardar
16 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Acabo de exponer cómo funcionan las SICAVs, su estructura y régimen fiscal. Ahora vamos al meollo de la cuestión y que todo el mundo tiene en boca, dado que las SICAVs tributan al 1%, por lo que podemos concluir y afirmar rotundamente que “los ricos no pagan impuestos al tributar mediante SICAVs”.

Esto, es una falacia que se han inventado unos pocos que ni siquiera saben cómo funcionan las SICAVs, por ello, quién no esté convencido que vuelva al post anterior que en este vamos a tirar de lápiz y papel para desmontar la mentira.

Supongamos que yo como persona física o jurídica he obtenido unos beneficios de 1.000 unidades y ya he pagado previamente impuestos por ellos. Quiero invertir en renta fija, en acciones o en cualquier otro producto que me pueda generar alta rentabilidad. La mejor opción diversificar y para ello, es preferible que me una con otros 99 que inviertan 1.000 y creemos una inversión financiera diversificada de 100.000 unidades.

Esas inversiones, que han retornado al circuito financiero, vía acciones, deuda pública o inversiones en renta fija, generan un beneficio del 20% (por poner un ejemplo) y van a tributar un 1%, resultando un impuesto efectivo de 200. ¿Es poco? Pues no señores, es una barbaridad y ni siquira se debería pagar ese 1%, puesto que mi corriente financiera de inversión que debía ser de 120.000 unidades pasa a 119.800.

Ahora bien, supongamos que queremos recoger beneficios y decido vender mis participaciones o acciones en la SICAV. Donde puse 1.000 unidades, ahora recibo 1.180, por lo que en este momento es donde entra Hacienda con la rebaja:

  • Si yo soy una persona jurídica y tributo en el impuesto de sociedades, consideraré 180 unidades de ingresos y pagaré por ellas el 30%, o el tipo impositivo que me corresponda en el impuesto de sociedades.
  • Si soy una persona física, declararé la ganacia patrimonial en el IRPF y tributaré por ella al 18%.
  • Si la SICAV repartira dividendos, tributaría por ellos y no podría aplicar la exención por doble imposición.

En definitiva, he pagado un 1% del beneficio en la SICAV, y el tipo impositivo que me corresponda para poder tomar el control de mi dinero. Pago más impuestos que si hubiera realizado mi inversión yo solo.

Cualquier hijo de vecino que realice una inversión financiera, va a tener un tratamiento más favorable que la propia SICAV, pero no va a poder realizar inversiones conjuntas con otros capitales. No perdamos de vista que muchos de nosotros tenemos nuestros ahorros en fondos de inversión por ejemplo. ¿Queremos que suban su tipo impositivo? Sería un grave error.

Aún así, para tener una tributación favorable en la SICAV hay que tener más de 100 accionistas. Las malas lenguas especulan con la posibilidad de ser un inversor y 99 mariachis (testaferros). Pues si, es posible, no lo niego, pero esos 99 testaferros tienen CIF y Hacienda es consciente de las ganancias o pérdidas que se originen en la SICAV en la que invierten, con lo cual en el reparto de beneficios también pasa por la caja de Hacienda.

Los propios inspectores de Hacienda hacen creer al personal que ellos perdieron la tutela efectiva de control de las SICAV. Mienten, puesto que nunca la tuvieron ni deben tenerla dado que desde la primera redacción de la Ley su autorización y control ha correspondido a la CNMV.

Cambiar esta tutela no tiene sentido puesto que Hacienda ya fiscaliza las operaciones de entrada y salida de dinero de las SICAVs y no tiene ni medios ni potestad para comprobar que se cumplen todas las normas de inversión financiera que deben, que no son pocas, en aspectos relativos a liquidez, comunicación de partícipes, diversificación de operaciones y normas de inversión.

Por último, siempre queda el que pueda pensar que la tesorería de una SICAV es como las cuentas de cualquier pyme, de tal manera que se confunde el dinero de la SICAV y los propietarios sin ton ni son. Nada más lejos de la realidad, tanto en las SICAVs como en cualquier sociedad mercantil que tenga un volumen importante, la tesorería es independiente de la cartera de los accionistas. Los ojos de la CNMV no se cierran y su poder de intervención es grande.

En El Blog Salmón | ¿Qué es una SICAV o sociedad de inversión de capital variable?
Vídeo | Youtube

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos