Compartir
Publicidad

Competencia anula la subasta energética, ¿qué está pasando?

Competencia anula la subasta energética, ¿qué está pasando?
51 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha decidido anular la subasta energética de ayer que se cerró con una subida del precio de la electricidad del 25,6%, lo que hubiera encarecido el recibo de la luz a partir de enero en aproximadamente un 11%. El motivo es que se ven indicios de manipulación.

Las dudas sobre las subastas energéticas llevan ahí muchos años. Las acusaciones de que están diseñadas mal surgen cada vez que se producen estas subastas y no es una novedad. La primera pregunta es por qué precisamente ahora se decide intervenir.

¿Escándalo social?

El escándalo social por una subida tan brutal del recibo ha sido mayúsculo, máxime cuando hasta hace unos días la idea que se vendía desde el Gobierno es que el recibo no iba a subir nada. Una teoría de la intervención es que el escándalo era demasiado grande para dejarlo correr y el Gobierno ha decidido frenarlo.

Pero lo más importante, creo yo, es que si la CNMC demuestra que las subastas están mal diseñadas y que las eléctricas pactan ilegalmente precios habría que anular todas las subastas que ha habido en el pasado y establecer un nuevo sistema que fije los precios y compensar a los consumidores por lo que nos han estafado en el pasado.

Por supuesto esto no va a ocurrir, en el sector energético hay muchos intereses y un rescate encubierto a las empresas eléctricas para evitar que quiebren. Lo que pasó ayer es que se les ha ido de las manos la subida que proponía, quizá por una pérdida de sintonía con el Gobierno debido a que no han decidido asumir la parte comprometida del déficit de tarifa.

¿De dónde vienen los problemas?

La fijación de precios y el sistema eléctrico en España es muy complicado. De hecho dicen que si lo entiendes es que realmente no te has enterado bien. Pero una cosa está clara, todos los problemas vienen de la sobrecapacidad instalada en los años de la burbuja.

Las previsiones de la demanda energética eran completamente irreales y se construyó mucha capacidad, tanto de energía tradicional (principalmente ciclo combinado) como alternativas (fotovoltaica, eólica). Ahora tenemos muchas centrales paradas recién construidas porque la demanda es incluso más baja que en esos años, no netamente superior.

El problema es que todas esas instalaciones hay que amortizarlas y seguramente si se hiciera las eléctricas estarían en quiebra. ¿Cuál es la solución? Pagar a las empresas el precio de lo consumido como si estuviéramos consumiendo lo que se suponía que íbamos a demandar.

¿Qué hacemos ahora?

Lo normal sería dejar que las empresas que tienen sobrecapacidad se coman las pérdidas y dejar tranquilos a los consumidores. Pero muchas de las obras fueron avaladas por el Estado en forma de decretos que garantizaban ciertos beneficios, para atraer la inversión. Se ha hablado bastante del caso de las primas a las renovables, pero no es el único problema.

La solución pasa porque las eléctricas de España lo pasen realmente mal. Hay que hacer un diseño del sistema energético que primero, antes de meter la mano en el bolsillo a los consumidores, vacíe las arcas de las eléctricas. Y es lo que de momento no se ha atrevido a hacer ningún Gobierno. Siempre han pretendido que las reformas eléctricas no afecten al beneficio de las empresas que operen en España y esto no es posible de mantener mucho más tiempo.

En El Blog Salmón | Hola somos el Partido Popular y os tomamos el pelo manipulando un gráfico con las subidas de la luz, Tarifazo eléctrico: la factura de la luz se incrementará un 11% a partir de enero Imagen | Fernando Pastor

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio