Compartir
Publicidad
Publicidad

El futuro de la prensa económica

El futuro de la prensa económica
Guardar
6 Comentarios
Publicidad

Pues parece que el futuro de la prensa económica, haciendo un chiste fácil, no es de color de rosa (salmón). Con este pesimismo se pronunciaron esta semana algunos directivos de los principales medios de prensa económica en un almuerzo en la Asociación de la Prensa. ¿Cuáles son los rasgos que apuntan al pesimismo?

  • Exceso de competencia: hay demasiadas cabeceras que compiten hoy por hoy en los kioskos (Expansión, El Economista, La Gaceta de los Negocios, Cinco Días...) en un mercado que genera un interés decreciente, con pérdida contínua de lectores y poca probabilidad de captar nuevos.
  • Dilución del contenido económico: cada vez son más los contenidos generalistas (política, estilo de vida, ocio, etc.) que van ganando espacio en las páginas de los (antes) salmones. Pero profundizando en esta tendencia, llega un momento en el que son tan generalistas que dejan de tener sentido por sí mismos, y empiezan a competir con las grandes cabeceras (El País, El Mundo, ABC, La Razón, etc.).
  • La inmediatez de la red: internet ofrece un canal inmediato y permanentemente actualizado para noticias con un elevado grado de caducidad. En la prensa económica es aún más cierto aquello de que "la noticia de hoy está escrita en los periódicos de mañana". Pero "mañana" ya no sirven.
  • Falta de periodistas: es difícil encontrar suficiente personal con la suficiente experiencia y conocimientos sobre economía que estén dispuestos a vivir el ritmo de las redacciones - hay otras alternativas más cómodas y lucrativas. Y para escribir de economía con un cierto rigor no vale cualquiera. Como conclusión, es un mercado escaso en oferta.
  • El cambio de tendencia de la publicidad: es lento, pero ya es perceptible. Los anunciantes se fijan cada vez más en la red como plataforma publicitaria. Eso significa menos recursos para la prensa escrita.

Y ante todo esto, ¿qué están haciendo estos periódicos? Cada uno lo que puede: regalar gran parte de su tirada (yendo hacia un modelo semi-gratuito), incrementar los contenidos generalistas, buscar nichos más específicos, reorientar la línea editorial hacia el análisis, la investigación o la rumorología...

Lo que está claro es que el futuro de la prensa salmón es cada vez más negro. Quizás sea uno de esos sectores en los que la obsolescencia tecnológica les obliga, simplemente, a desaparecer.

Vía | El Confidencial

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos