Compartir
Publicidad
Publicidad

¿Es imprescindible RTVE para nuestra vida diaria?

¿Es imprescindible RTVE para nuestra vida diaria?
Guardar
16 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Se ha hablado hablado largo y tendido sobre la supresión de la publicidad en TVE y de cómo se va a seguir sufragando semejante ente mastodóntico en el capítulo de absorber recursos públicos. El invento del canon audiovisual repercutiéndose en los bolsillos de todos para mantener una radio y televisión pública es mantener el mismo modelo que tenemos. Pero ¿es imprescindible mantener una televisión y radio pública a día de hoy?

Mirando las políticas de prestaciones de servicios públicos, vemos que la instauración de cualquiera de ellos, se realiza en base al criterio de necesidad, a la ausencia del sector privado para prestarlo y se mantiene a toda costa aunque genere pédidas multimillonarias. Por ejemplo, a principios de siglo el establecimiento de las redes telefónicas era inviable por el sector privado, las compañías aéreas con icencia también y el estado se hizo cargo de dichos servicios creando Telefónica o Iberia por ejemplo.

Llegado el momento en donde el sector privado tiene peso y cubre el servicio, el Estado debe retirarse victorioso y dejar al sector funcionar con normalidad. Los mecanismos que se pueden llevar a cabo son privatizaciones si se opera con exclusividad y apertura del sector (Renfe como capítulo pendiente por ejemplo) o venta del ente al sector privado en subasta pública. ¿Por qué no se puede hacer lo mismo con RTVE? Es decir ¿qué nos aporta RTVE distinto a al sector privado?

En el caso de RTVE pública, no veo cual es la diferencia entre ella y las privadas. Es más, no suelo ver casi televisión, con lo que me vendría bien que me expliquéis la diferencias conceptuales entre ambas, pero no le encuentro el sentido de servicio público por más que se lo quiero buscar. La información ya no es exclusiva de la televisión y la radio. Existen emisoras de todos los colores y tipo, las parrillas de programación se hacen a medida de lo que el consumidor demanda y punto.

Si las funciones de nuestra televisión son acudir a Eurovisión para hacer el ridículo un año tras otro, dar una cobertura mínima a determinados eventos políticos, sociales, económicos y culturales y financiar parte de la producción audiovisual del pais, se puede crear una regulación específica del sector para que cubran estos espacios a cambio de gozar con las licencias de emisión y que cierren de una vez y capítulo negro de los Presupuestos Generales.

Y ya para qué vamos a hablar de las autónomicas. El uso que se le da a las mismas debería estar penado por el Código Penal, véase el caso de Canal Sur o Telemadrid por ejemplo, aquí no se salva ninguna. No quiero que mi dinero se despilfarre en propaganda partidista del señor autonómico-feudal de turno y se creen agujeros siderales de proporciones descumunales. ¿Podemos vivir sin RTVE y el cúmulo de despropósitos de satélites autonómicos? Por supuesto.

En El Blog Salmón | Las telefónicas a pagar más impuestos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos