Compartir
Publicidad

Estamos de Rebajas, oiga

Estamos de Rebajas, oiga
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Pues si. Este es el mes de las rebajas, con permiso de las de verano. El mes en el que se dispara una fiebre consumista que acaba de rematar los esfuerzos navideños. El mes en el que se supone que los comerciantes aprovechan para vaciar genero, y que no se les queden stocks improductivos.Pero tengo la sensación de que si, los Reyes Magos y Papa Noel se enfrentan a una crisis de fe, el mito de las Rebajas comienza a carecer de sentido, al menos tal y como se han venido desarrollando hasta ahora.

Y en parte es por el excesivo intervencionismo estatal, que pretende poner puertas al campo. Me muero de la risa cada vez que alguien habla de liberalismo desaforado en nuestra sociedad. Una sociedad en la que existen oscuros intereses políticos y gremiales por meter la zarpa en el mercado. Y es que deberíamos recordar que lo de la libertad de precios es muy matizable en nuestra sociedad, que lo de la libre empresa es más un anhelo que una realidad. Me parece bien que la Ley del Comercio Minorista regule unos mínimos, pero la verdad es que no se corta ni un pelo, y acaba imponiendo hasta cuanto deben durar unas rebajas (lo cual da pie para que los de siempre despotriquen contra El Corte Ingles, las Grandes Superficies, etc...vamos, contra la competencia). Si a eso le sumamos las competencias autonómicas y municipales, un especialista en Derecho Constitucional Soviético se sentiría como pez en el agua en esta materia.

En el Siglo XXI, estas limitaciones temporales a las rebajas, este intervencionismo que denunciaba en materia de comercio, tiene sus días contados. ¿Por qué? Por que carece de lógica:

    <li>Por que al igual que ocurre con los pantalones de paramecios de Jaime de Marichalar <strong>ya no se lleva acumular grandes stocks</strong>. No sólo porque se puedan pasar de moda. Es que supone asumir costes financieros, riesgos de depreciación material de existencias, etc...Podía tener sentido en el pasado el atesorar dichos artículos, pero hoy, con los medios tecnológicos que nos permiten un control milimétrico del almacén, una automatización de los pedidos y unas rápida fabricación y puesta a disposición de los mismos, el origen histórico de las rebajas se difumina.</li>
    
    <li>Por que para dar salida a dichos stocks se han desarrollado formatos como los outlets. Vamos, Rebajas todo el año. ¿Cómo casa el espíritu de la Ley con ésto? Pero es que además, y gracias a medios como internet, la comercialización a nivel mayorista de partidas no excesivamente grandes de stocks es una realidad muy viable.</li>
    
    <li>Por todo ello, y en aras de una gestión más eficaz del marketing, los grandes no se apuntan sólo a las rebajas, ahí tenemos la semana fantástica, las promociones, etc...¿la finalidad?, convertir el genero en dinero si, pero fundamentalmente generar visitas, afluencia. Y me parece que están en su legítimo derecho.</li></ul>
    

    Si alguien cree que ésto se para con medidas legales, o con presión política, esta muy equivocado. Que se lo digan a los pamplonicas, a los que durante años se les negó la posibilidad de acceder a El Corte Ingles en su ciudad, hasta que la Corporación Municipal se dio cuenta de lo equivocada de su política. Incluso los propios comerciantes se dieron cuenta de que El Corte Ingles era competencia si, pero también un elemento dinamizador absolutamente necesario para mantener con vida a los mejores de ellos.

    Por cierto, convendría que alguien explicase a la ciudadanía de que manera estas practicas restrictivas de la competencia, impulsadas desde la propia ley, inciden directamente en nuestra inflación, en un IPC desbocado. Y es que ya esta bien de pensar que sólo con política monetaria se arreglan estas tensiones.

    En El Blog Salmón | Llegan las rebajas, Se acabaron las rebajas

    Foto | The Consumerist

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos