Compartir
Publicidad

Las agencias de viaje, en la encrucijada

Las agencias de viaje, en la encrucijada
Guardar
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Que el mundo de la distribución de ofertas turísticas está cambiando nadie lo duda: compra por internet, líneas de bajo coste... son realidades con un impacto muy importante en la estructura tradicional del sector. Y en este contexto, unos ganan y otros pierden. Y algunos de los que pierden (agencias de viaje en este caso) no están siendo capaces de reaccionar.

Para muestra, la "pataleta" de Travel Advisor que acusa a los grandes transportistas como Iberia, Renfe o Transmediterranea de realizar contra el sector de las agencias "agresiones" que "no son lógicas, ni ética ni comercialmente". Y es que los distintos transportistas están reflejando una tendencia cada vez más acusada hacia la reducción o incluso la eliminación de las comisiones que pagan a las agencias de viaje por distribuir sus productos. Renfe, Transmediterránea, Iberia, ATESA... todas se están dando cuenta de que hay otros canales alternativos de venta que quieren fortalecer. Travel Advisor también carga contra el propio sector de agencias, de quien dice que no ha estado unido y no ha sabido responder a dichas agresiones. Todo en un tono herido, en el que habla de la visión ""marcadamente oportunista, desleal y miope" que tienen los proveedores de las agencias, o de que hay que "rescatar el orgullo y el respeto" que tratan de quitarle.

Pues señores de las agencias de viaje... se siente. Pero los negocios cambian. Cuando no había otras posibilidades, ustedes tenían un valor como distribuidores de esos productos. Ahora, con los propios proveedores distribuyendo sus productos por otros canales, su valor ha decrecido para ellos y para los usuarios. Ya no nos sirven para eso. Recurrir a la "antigua y útil" relación que mantenían antes es querer vivir del pasado. Porque antes, si surgía algún problema con las agencias de viaje, los transportistas se metían en grandes dificultades para distribuir su producto. Ahora, las dificultades serán cada vez más residuales. ¿Por qué van a seguir pagándoles entonces? ¿Por qué íbamos a pagarles los usuarios?

Las agencias de viaje lo que tiene que hacer es intentar aportar un valor, que alguien lo perciba y que esté dispuesto a pagar por ello. Ese valor ya no está en la mera distribución, sino que quizás esté en la agregación de productos o en el asesoramiento a los clientes. ¿Que es más difícil que darle a un botón para sacar un billete de Renfe? Pues sí. Pero es que para eso ya nos arreglamos los usuarios con el transportista, y en ese sentido las agencias han pasado a ser redundantes.

De hecho, quien sabe si la distribución de sus productos no podría ser una fuente de ingresos para los transportistas. Quizás, llevándolo al extremo, deberían ustedes pagar a Renfe por tener la posibilidad de distribuir sus productos como vía de atraer clientes a sus establecimientos... y es que los negocios cambian, el equilibrio de fuerzas entre los distintos eslabones de la cadena de valor evoluciona... y puede que incluso haga que alguno de esos eslabones, simplemente, deje de tener sentido.

Vía | Europa Press

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos