Publicidad

Las petroleras: un ejemplo de lo dañino que puede llegar a ser un oligopolio

Las petroleras: un ejemplo de lo dañino que puede llegar a ser un oligopolio
22 comentarios

Publicidad

Publicidad

Hoy hemos sabido que la Comisión Nacional de la Competencia (CNC) ha abierto dos expedientes sancionadores por pactar precios contra algunas de las principales petroleras que operan en nuestro país: Repson, Cepsa, Galp, BP, Disa y Meroil, ya que según la propia CNC, existían indicios racionales de conductas prohibidas por la ley de la Competencia.

El expediente sancionador es el resultado de las inspecciones realizadas a estas compañías por la CNC en las últimas semanas. Además, las dudas sobre el grado de competencia en el sector ya estaban ahí antes de las inspecciones, máxime cuando el precio de los carburantes se ha incrementado considerablemente en España respecto a otros países de su entorno. Y esto, sin olvidar el llamado "efecto lunes", según el cual se aprecia como las petroleras bajan el precio de los carburantes a principios de semana, coincidiendo con la realización de las estadísticas de Bruselas, y los sube gradualmente durante el resto de la semana, alcanzándose los máximos durante el fin de semana, que es cuando más desplazamientos se producen.

El funcionamiento de las petroleras muestra claramente lo dañino que puede llegar a ser la existencia de un oligopolio para los consumidores. Como ya señalamos en un Concepto de Economía, los oligopolios consisten en un tipo de mercado homogéneo en el que existen muy pocos oferentes y una gran cantidad de demandantes. Esta situación puede dar lugar a que ser formen cárteles, que son asociaciones ilícitas de empresas que se asocian para reducir o eliminar la competencia del mercado.

Gracias al cártel, las empresas oligopolistas consiguen tener un control absoluto sobre el precio de los productos que ofertan, el combustible en nuestro caso. Como resultado, estas empresas se saltan del todo las reglas del libre mercado y tiran de los precios al alza, consiguiendo incrementar sus márgenes de beneficios a costa de los bolsillos de los consumidores.

Habrá que ver si de una vez por todas nuestros políticos se deciden a liberalizar completamente este sector para que exista plena competencia. Personalmente, tengo serias dudas de que esto sea así y lo veo más, tal y como ya señaló Alejandro en una ocasión, como un gesto de cara a la opinión pública para quedar bien.

En El Blog Salmón | ¿De verdad nuestros políticos quieren fomentar la competencia?, Dónde ganan y dónde pierden las petroleras Imagen | Travelling_Artist

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir