Compartir
Publicidad

Llega "más trabajas, más ganas" a la sanidad pública

Llega "más trabajas, más ganas" a la sanidad pública
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hoy me ha sorprendido una noticia que desde luego sería mucho más interesante si estuviera más ampliada. Pero de momento lo único que se sabe es que los médicos del sistema de salud de Cataluña cobrarán más si atienden a más pacientes.

Como digo no se sabe cuanto más cobrarán o si se habrá un número máximo de pacientes al día a los que un profesional puede atender, pero si se hace una buena norma puede que esta idea resulte bastante interesante.

Está claro que hay profesiones en la que es muy difícil evaluar cuánto trabajo y con qué calidad se ha llevado a cabo (por ejemplo, un profesor) y otras en las que es muy sencillo (como un comercial), y por lo tanto hay profesiones que se adaptan mejor a un retribución variable en función de lo trabajado (o más bien, de los resultados obtenidos) que otras. Y en el caso de los médicos, si se hace una buena norma, creo que puede ser muy positivo que haya una retribución variable en función del número de pacientes atendidos.

Por un lado esto incentiva que ante un pico de trabajo, por ejemplo por una epidemia de gripe, el médico atienda a más pacientes de los que le corresponden por su horario laboral, y por otro, además, estimulan a que lleven a cabo su trabajo, que no es otro que atender pacientes. Estas estimulaciones, en todos los puestos de trabajo, creo que pueden ser muy positivas y ya era hora de que llegara a los trabajadores de los sectores públicos.

Pero también admito que se asumen unos riesgos que hay que solventar en la norma de la retribución variable. Por ejemplo, no puede simplemente incentivarse el número de pacientes sin un límite, pues puede estimularse a que el médico no dedique el tiempo suficiente a cada paciente. Por tanto habría que establecer un tiempo mínimo por paciente y hacer un seguimiento de si su trabajo ha sido efectivo (esto es más complicado pero hay que recordar que el objetivo del médico no es solamente atender a muchos pacientes, sino atenderles bien, solucionar sus problemas de salud).

Y por supuesto estas normas, de tiempo mínimo y de número de pacientes a partir del cual se empieza a cobrar un suplemento, debe variar por especialista. No es lo mismo atender como médico de cabecera que como oncólogo. El segundo, por regla general, debe dedicar más tiempo a su paciente.

En definitiva, una interesante iniciativa que no sólo debería aplicarse a este cuerpo de trabajadores públicos (de hecho es uno de los cuerpos de funcionarios que menos percepción negativa tienen respecto a la calidad y cantidad de su trabajo), pero que debería hacerse con mucho cuidado.

Vía | El País

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos