Compartir
Publicidad
Publicidad

Se va normalizando la situación del cava

Se va normalizando la situación del cava
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Entre la plétora de aficiones que cultivo se encuentra la de aprender sobre el mundo del vino, algo que llevo haciendo muchos años pero que sinceramente creo dificil llegar a dominar si no es tras décadas de dedicación, estudio y, por que no, disfrute. Reconozco en estas líneas que tardé un tiempo en llegar al mundo de los cavas, ya que, como le ocurre a muchas de las personas que conozco, identificamos este vino con las variedades baratas que se compran "a granel" en navidades y cuya calidad, sinceramente, es francamente pésima. El cava es uno vino que merecería mejor suerte. Fijémonos en su hermano, el champagne, que triunfa en todo el mundo como producto sublime cuando muchos cavas de la gama alta no tienen nada que envidiarle.

Otro de los elementos que ilustran la mejor suerte que merecería este vino fue el boicot al que se le sometió dentro de nuestras propias fronteras en el 2006, a raiz de la polémica suscitada por el estatut y las desafortunadas declaraciones de algún lider nacionalista, como por ejemplo las que hizo Rovira respecto a la candidatura de Madrid a los juegos olímpicos. Hay que recordar que, hoy por hoy, el mercado nacional supone el 60% de las ventas de cava. Por eso (y os aseguro que no simpatizo con los nacionalismos, pero no mezclemos churras con merinas) considero que las noticias que llegan de la mano del Consejo Regulador del Cava son más o menos positivas: se han vendido tres millones menos de botellas en España, pero al parecer obedece a que los grandes productores están abandonando el producto barato y de baja calidad. Además, un aumento de las ventas en el extranjero han hecho que al final los números hayan quedado más o menos como el año pasado.

Así que mejor calidad y apertura de mercados. Positivo. Por otra parte, aunque el Consejo se muestra a favor de que haya empresas relacionadas con el cava en todo el territorio español, lo cierto es que las empresas de fuera de Cataluña que experimentaron un crecimiento importante en 2006 debido al boicot sufren ahora la resaca de aquel movimiento, por lo que lamentablemente han caido seriamente sus ventas. Personalmente (y entramos en la parte del gusto, que para eso se hicieron los colores) creo que los cavas de otras regiones les falta algo de tiempo y apoyo para llegar a codearse con la gama alta de los catalanes, aunque empiezan a despuntar algunos productos de gama media notables. Habrá que seguirlos de cerca y animarles a exportar, la gran asignatura pendiente de los productores españoles.

Vía | El Mundo El Blog Salmón | EL champán gana al cava, Una lectura inteligente del boicot al cava

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos