Publicidad
Publicidad

RSS externalidades

Qué son los Bienes Públicos Globales y por qué hoy importan más que nunca

3 Comentarios
Qué son los Bienes Públicos Globales y por qué hoy importan más que nunca

Los bienes públicos son uno de los ejemplos clásicos que todos los profesores de Economía ponen a la hora de hablar de fallos de mercado. Son bienes cuyo consumo no se puede impedir una vez producidos (por ejemplo, la luz de una farola), causando que los agentes individuales no tengan incentivos para producirlos (es más 'rentable' esperar a que lo produzca otro para luego disfrutarlo gratis). Su provisión recae por tanto en las instituciones públicas, como sucede con el alumbrado urbano o la defensa nacional.

Al hecho de que los bienes públicos puedan ser disfrutados por todo aquel en su radio de alcance se le denomina 'no exclusividad'. Pero los bienes públicos tienen otra característica fundamental: la 'no rivalidad'. Son bienes que no se 'agotan' por más consumidores que tengan (la luz de una farola es siempre la misma independientemente de que haya muchos o pocos vecinos en la calle que alumbra). Pero si el coste de añadir un nuevo consumidor es cero… ¡el precio para ese consumidor también debería ser cero! Esa paradoja impide que los bienes públicos puedan funcionar en un mercado competitivo, sujetos solamente a las leyes de oferta y demanda.

Históricamente, se ha considerado que los bienes públicos eran de ámbito estatal: los estados ejercen la soberanía en sus respectivos territorios y por tanto la producción de bienes públicos depende de las instituciones de cada país. Pero en el mundo actual el concepto de soberanía nacional es cada vez más limitado. Tratados comerciales, intereses económicos cruzados, redes de comunicación y, al fin y al cabo, el hecho de que compartamos un único planeta al margen de fronteras artificiales hacen que cada vez hablemos más de Bienes Públicos Globales, cuya producción requiere un esfuerzo conjunto de todos los estados.

Leer más »

Cinco fallos del mercado que el Estado intenta solucionar, con más o menos éxito

4 Comentarios
Cinco fallos del mercado que el Estado intenta solucionar, con más o menos éxito

Adam Smith inventó la metáfora de la mano invisible para intentar explicar el funcionamiento de los mercados y la fijación de los precios a través del libre juego de la oferta y de la demanda. Sin embargo, el mercado no es perfecto y en ocasiones la mano invisible conduce a situaciones indeseables como desigualdades sociales, posición dominante de algunas empresas o contaminación. Estos son los denominados fallos del mercado.

Un fallo del mercado es una consecuencia negativa de su funcionamiento y se produce cuando este no es eficiente en la asignación de los recursos disponibles. Cinco son los principales fallos del mercado: la inestabilidad de los ciclos económicos, la existencia de bienes públicos, las externalidades, la competencia imperfecta y la distribución desigual de la renta.

Leer más »
Publicidad

Externalidades

Comentar
Externalidades

En la ciudad de Buenos Aires, capital de Argentina, tienen un problema. Están inundados por el humo. Los agricultores cercanos están quemando 70.000 hectáreas de pastos, lo que ha provocado una gigantesca nube de humo que está asfixiando a los porteños.

Normalmente no hablaríamos sobre esto en El Blog Salmón, al fin y al cabo se trata de un tema más ecológico que económico. Como mucho podemos hablar de las pérdidas económicas que se están provocando al haberse limitado el tráfico, incluido el aéreo. Pero en la economía este fenómeno se puede estudiar y se conoce como externalidad. Las externalidades es uno de los primeros conceptos que se enseña en las clases de economía.

Leer más »

Sarkozy propone gravar las importaciones de países que no respeten Kyoto

5 Comentarios
Sarkozy propone gravar las importaciones de países que no respeten Kyoto

El presidente de la República Francesa, Nicolas Sarkozy, ha hecho una atrevida propuesta para cuidar el medio ambiente, que consiste en gravar con más impuestos a los productos que provengan de países que no respeten el protocolo de Kyoto. Dicho protocolo pretende eliminar las emisiones de CO2 a la atmósfera para evitar o paliar el calentamiento global.

Me parece muy interesante la idea de los impuestos sobre las externalidades, y esta propuesta se encuadra en esta idea. Estos impuestos tratan de gravar actitudes irresponsables con el objetivo de desincentivar dichas actitudes.

Voy a poner un ejemplo que se comenta en el libro El economista camuflado, de Tim Harford. En el libro se comenta que muchas veces una actividad crea cierto daño. Por ejemplo ir en coche: humo, atascos, barreras, etc. Habría que lograr una forma de evitar que tanta gente usara el coche. Con el sistema actual de impuesto de circulación, prácticamente se logra lo contrario. Si pagas el impuesto anual parece que te estimulan a que uses el coche, ya que de lo contrario el impuesto por km recorrido sería muy alto. Cuantos más kilómetros hagas, menos impuestos pagas, cuando realmente estás creando más daños. En cambio, un impuesto más inteligente sería el que más gravara al que más daño haga, y a través de la recaudación se intentara subsanar. Es decir, gravar por kilómetro recorrido.

Leer más »
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos