Sigue a El Blog Salmón

wall-street.jpg

 

Esta semana, dentro de nuestra serie de Conceptos de Economía analizamos qué clases de Derivados Financieros hay en el mercado, contemplado los principales subyacentes, los tipos de contratos, los lugares de contratación, así como las diferentes estrategias y las finalidades que los agentes económicos desean satisfacer en el mercado.

En esencia, y como su nombre indica, un derivado es un producto de inversión cuyo ‘precio’ se desprende de los movimientos alcistas o bajistas del precio de otro bien, que actúa como subyacente. Por ejemplo, pensemos en un futuro sobre el trigo, que su valor futuro dependerá directamente del precio de su subyacente, es decir, del precio del trigo en el mercado.

Con el objetivo de exponer cuáles son las clases de derivados financieros que existen, hemos de decir que existen cuatro ejes de análisis fundamentalmente: el tipo de subyacente, la instrumentalización de los contratos, el lugar de contratación y la finalidad inversora. 

1. En función del tipo de subyacente


En función del subyacente que estemos contemplando, el derivado será de un tipo u otro. Dicho esto, los derivados que más se negocian son:
  • Derivados sobre acciones, son los más habituales, posicionándose los inversores en el mercado en función de su creencia respecto a la evolución futura de un valor bursátil a un vencimiento dado. Dicho lo anterior, si un individuo cree que los títulos bajarán de precio en el mercado, comprará un opción ‘put’, con la que podrá vender un paquete de títulos a un precio dado durante un período de tiempo. En caso contrario, si dicho inversor opina que el mercado será alcista, comprará una opción ‘call’, lo que le dará derecho a comprar un paquete de acciones de una compañía determinada a un precio cerrado durante un período de tiempo definido contractualmente
  • Sobre índices bursátiles, que sirve a su vez para diversificar o especular también sobre mercados geográficos, puesto que en muchas ocasiones los distintos mercados atraviesan ciclos distintos
  • Sobre valores de renta fija, aprovechando los movimientos de los tipos de interés ante determinadas coyunturas
  • Sobre tipos de interés, intentando aprovechar los movimientos de las tasas de interés al descontar los flujos financieros
  • Sobre materias primas, que tanto han sido señalados por su componente especulativo en los últimos meses


2. En función de como se instrumentalicen los contratos


‘Grosso modo’ los tipos más importantes son:
  • Los contratos de permuta financiera, popularmente conocidos como ‘swaps‘, que permiten intercambiar en el mercado pagos y/o contraprestaciones de tipo fijo por variable, y viceversa
  • Los contratos de futuros, forwards y compraventas a plazo negociados o no en un mercado o sistema organizado de negociación
  • En función de la ejecución posible del contrato: opción ‘Americana’, cuando es ejecutable en cualquier momento de la vida del contrato, o ‘Europea’, cuando el contrato solo se puede ejecutar a vencimiento 


Adicionalmente, he de comentar que las opciones tienen una vida limitada, es decir, que se contratan con fecha de caducidad y esta ha de reflejarse en el propio contrato financiero en el que se instrumentalice la operación. Pasado este período no se puede ejecutar, resolviéndose el contrato. Hay ocasiones en las que estas caducan de manera intencionada, como cuando se desiste de comprar/vender cuando el precio de la compra/venta de los títulos deja de ser interesante para nuestros intereses.

3. En función del lugar de contratación y negociación


Podemos distinguir dos opciones muy distintas:
  • Derivados negociados en los ETD (Exchange Trade Derivatives): se distinguen porque los contratos son estandarizados, lo que implica que existirán derivados sobre subyacentes que el mercado haya autorizado, los vencimientos y los precios de ejercicio son los mismos para todos los participantes. La transparencia de precios es mayor. En España este tipo de contratos se negocian en el MEFF, el mercado secundario oficial regulado por las leyes españolas e integrado en Bolsas y Mercados Españoles (BME), el operador de los Mercados de Valores españoles. MEFF está bajo la supervisión de la Comisión Nacional del Mercado de Valores. 
  • Derivados negociados en mercados Over The Counter (OTC): donde se negocian derivados hechos a la medida de las partes que contratan en el mercado. Se negocian en Mercados ajenos al propio mercado de valores, y en los que se pactan las operaciones directamente entre compradores y vendedores (contrapartidas), sin el calor de una contraparte central que mitigue el riesgo de crédito. Aunque actualmente existen contrapartidas que mitigan el riesgo como Dodd-Frank, y otras como MIFID2 lo harán (en cuanto se le de luz verde a su operatividad), que permitirán su liquidación en CCPs los que sean suficientemente
    estandarizados
    .


4. En función de la finalidad


Existen básicamente tres finalidades:
  • Especulativa sobre el precio del subyacente
  • De cobertura, con el objetivo de diversificar el riesgo de una cartera de inversión
  • Por arbitraje, buscando ganancias en las diferencias de precios existente en los distintos mercados


La negociación de derivados ha experimentado un espectacular crecimiento en los últimos años, principalmente por tres motivos: por el incremento generalizado de la ‘cultura financiera’ de los inversores, por otro lado, como respuesta a decisiones de inversión y financiación cada vez más complejas, y finalmente por la necesidad de diversificar las carteras para mitigar el riesgo de mercados, de contraparte y por áreas geográficas, dentro de una economía cada vez más global e interconectada.

En El Blog Salmón | ¿Qué son los Credit Default Swaps?
Imagen | N00

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios