Se avecinan retos importantes para el mercado laboral

Síguenos

esclavos-de-rajoy.jpg

Muchos piensan que la crisis estará con nosotros para siempre, muchas veces parece que la mayoría lo piensa y algunos han hecho sus carreras con crisis. No obstante, a pesar de los catastrofistas, esta crisis pasará y mientras tenemos que pensar en qué hacer para sacarnos de los líos en que estamos, debemos hacerlo de la mejor forma posible para que tengamos una economía sostenible al otro lado del túnel.

Con lo que nos está cayendo, muchos dicen que hay que hacer lo que sea para salir, sin importar si es bueno en el medio o largo plazo y, además, critican los que miramos más allá de la crisis y hablamos de lo que hay que hacer para mejorar en esa economía del más allá. Veo que la Organización Internacional del Trabajo (OIT) también piensa que hay que pensar en la situación más allá de la crisis y entiende que hay retos que debemos atender.

Como parte de su análisis, la OIT nos da unas fuerzas mayores al que los mercados laborales se van a enfrentar, especialmente en los países ricos, quieran o no. Estos retos impactarán a todos los aspectos del mundo del trabajo, de la forma en que trabajamos hasta el número y tipo de puestos de trabajo que estarán disponibles.

A continuación resumo las fuerzas que nos comentan que impactarán los mercados laborales:

  1. La primera fuerza es la tecnología. Nuevas olas de cambio tecnológico avanzan a una velocidad cada vez mayor. Robots, ordenadores y la automatización aumentan la productividad pero, al mismo tiempo, reducen el potencial del sector de fabricación para crear puestos de trabajo. Las categorías de más rápido crecimiento de empleo en los países desarrollados son los llamados “puestos de interacción” en el sector de servicios; gerentes, ingenieros, vendedores, médicos, abogados y profesores.
  2. Otra fuerza es el ascenso de las economías emergentes. Este agrandamiento está cambiando los focos de crecimiento y de demanda mundial.
  3. Y estos impactos no sólo se verán en las partes menos desarrolladas del mercado laboral del mundo rico. La nueva geografía de crecimiento y de consumo viene acompañado con el aumento de los niveles de educación en los países emergentes, creando también una nueva geografía de las competencias. En sólo diez años, de 1996 a 2007, el número de matrículados pre y post universitarios aumentó de 72 millones a 136 millones en 113 países emergentes.
  4. Aumentará el desajuste de habilidades y de conocimientos de los trabajadores. Muchas empresas ya no son capaces de cubrir sus necesidades de candidatos para contratar, a pesar de que el desempleo esté tan elevado. Esta situación se agravará y, si no vemos cambios radicales en formación y en los sistemas de educación, veremos la paradójica situación de más desempleo junto con la existencia de trabajos disponibles.
  5. Los cambios demográficos, especialmente el envejecimiento de la población en Europa, Japón y China. Cómo podrá el mercado laboral crear la suficiente fuerza laboral con los conocimientos necesarios para reemplazar el gran número de trabajadores con mucha experiencia que saldrá del mercado de trabajo en los próximos años. El aumento en la proporción de las personas retiradas con relación al número de trabajadores hará aún más agudo este problema, ya que las exponenciales necesidades de pagos de pensiones se tendrán que hacer frente sobre las espaldas de una menor proporción de trabajadores, haciendo el aumento de su productividad aún más urgente.
  6. La necesidad de una economía sostenible y verde. Estas exigencias impondrán más presiones sobre el tipo y la calidad de la fuerza laboral y sobre sus conocimientos. Mientras que habrá grandes oportunidades de empleos verdes, también se verá un potencial importante de destrucción de empleo si no se está preparado o si no se desarrollan las tecnologías sostenibles. Estos desarrollos exigirán que los trabajadores del futuro tengan un conjunto de habilidades y conocimientos para poder hacer la transición de las industrias tradicionales a las más verdes.
  7. Las crecientes desigualdades de ingresos representan una amenaza para la cohesión social. Al mismo tiempo, impactarán el crecimiento, las finanzas públicas y la creciente deuda. El trabajo informal, el trabajo a tiempo parcial (involuntario) y el trabajo temporal son un creciente problema que ya no se limita al mundo más pobre.

Siempre que hablo del futuro más allá de la crisis, recibo comentarios criticando que tenemos problemas más urgentes, que es salir de la crisis. Es verdad que hay mucho que se debe hacer para atender a la crisis, no obstante, las medidas que he propuesto en estas páginas para atender muchos de estos retos atienden las necesidades del futuro pero también impactan en la situación actual.

Para mi no hay diferencia ya que el futuro que necesitamos debe empezar ahora y no ayuda a la economía ignorar este futuro mirando sólo a lo inmediato. Atender a los retos del futuro del mercado laboral mejorará la situación laboral en el corto plazo, lo que muchos dicen que es la prioridad.

En El Blog Salmón | Algunas medidas para mejorar el empleo y su calidad y La OCDE habla del bajo empleo juvenil y propone medidas

Imagen | Silviapef

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

10 comentarios