Compartir
Publicidad

Otra historia de macrocasinos, ahora para Madrid

Otra historia de macrocasinos, ahora para Madrid
Guardar
38 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Sheldon Adelson, empresario internacional del juego está en vías de negociación con Madrid y Barcelona para instalar otro macrocasino en España. La particularidad de este proyecto es la lista de cambios legales que el empresario solicita a todos los gobiernos intervinientes en el proyecto, dígase Gobierno central, autónomico y local.

Para no aburriros y entrar en el meollo de la cuestión, os recomiendo este enlace de El País que cita todas las pretensiones iniciales del empresario para abrir su complejo. Algunas peticiones son realmente disparatadas y otras muy lógicas, pero el debate real del asunto, se encuentra realmente no en las peticiones sino en las trabas legales que se imponen al desarrollo de actividades empresariales relacionadas con el juego. Me explico, si existen estas peticiones son por la propia rigidez y dificultad que tiene abrir un casino o cualquier actividad empresarial relacionada con el juego. ¿Qué se consigue con una liberación plena de la actividad de juego?

Actualmente, montar un casino es realmente complicado, por no decir casi imposible en casi todas las poblaciones. Las trabas están en las concesiones administrativas y por tanto, aparecen mafias de juego, aparecen políticos corruptos que se untan fácilmente para la concesión de licencias y también aparece un segmento de juego ilegal. Si cualquier empresa pudiera abrir un casino sin necesidad de la autorización administrativa previa y relajando las condiciones arquitectónicas, pero cumpliendo sus requisitos de impuestos y resto de legislación laboral por ejemplo, se elimina el baile político en la concesión de licencias y también desaparecería casi totalmente el juego ilegal.

Pero claro, la actividad del juego, es una de esas actividades que el Estado quiere pero no quiere, porque lleva asociado el problema social de la ludopatía, pero también tiene una recaudación muy jugosa. ¿Solución? Tener una parte de juego en monopolio, léase Loterías y Apuestas y controlar el resto del juego privado. Estas limitaciones generan estos cantos de sirena de empleo concentrado en un único punto del mapa, como ocurrió con el proyecto de Monegros o el proyecto de Ciudad Real al igual que también ocurrirá con éste, agua de borrajas y entretenimiento para la prensa o el sensacionalismo en columnas.

La obviedad es que si sector del juego estuviera liberalizado, en España tendríamos mayor peso específico en economía y empleo de este tipo de empresas, sin estridencias y con un volumen ajustado a las demandas reales de la población a efectos de su actividad lúdica. Y así, no sería necesario escuchar siquiera a estos magnates del juego que basan su imperio en el poder de los monopolios estatales. Las tartas grandes hay que repartirlas y el sector de juego es uno que antes o después habrá que trocear en canal para que las mafias no sean las que realmente controlen estas actividades.

En El Blog Salmón | La nueva ley del juego: adiós a los teletimos mediante llamadas telefónicas y otras medidas no tan buenas, La problemática de la Ley del Juego y su futura regulación, Cuando las leyes y prohibiciones dejan de tener sentido en la ley del juego
Imagen | Carlos Bussenius

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
El futuro del trabajo

Ver más artículos