Compartir
Publicidad

El gasto en defensa

El gasto en defensa
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hoy me gustaría compartir con vosotros mis impresiones de la lectura del último libro que he leído, o mss bien del último e-book (podéis descargarlo libremente aquí), El gasto en Defensa. Se trata de una publicación de Via52, un semanario digital muy interesante que nace como respuesta a la crisis del sector de los medios en España, y que entre otras fuentes de financiación para sus proyectos recurre al crowdfunding.

El libro ha sido co-redactado por distintos autores, Laro Garcia, Miguel Angel Chica, Mónica Bernabé, Alejandro Agudo, Nacho serrano, Joaquin calderón y Emilia Laura Arias, constando de 6 capítulos y una entrevista final con Arcadi Oliveres, economista, catedrático y director de Justicia y Pau uno de los referentes en España si hablamos de oposición al gasto militar.

¿Cuál es el planteamiento del libro? Desde Via52 lo plantean así:

Este número monográfico publicado ahora en Vía52 eBooks sirve para valorar la importancia de nuestras Fuerzas Armadas, para conocer en profundidad los medios con los que cuentan nuestros soldados, el desembolso que suponen las misiones internacionales en las que participamos, el saldo de la compra-venta de armas con terceros países, el perfil de las empresas españolas que se dedican a la industria de la Defensa o la contribución del sector al desarrollo de la economía del país.

Efectivamente, se trata de eso, pero también, como señalan a continuación de alertar sobre algo que, con independencia de nuestra postura sobre la necesidad de unas Fuerzas Armadas es un hecho que podíamos resumir en ciudadanía, tenemos un problema. Es difícil no compartir la tesis de que el gasto militar en España es harto imposible de cuantificar (Oliveres apuesta por multiplicar por 3 la partida presupuestaria oficial), debido a la inclusión de partidas en otros ministerios o a ese invento maravilloso llamado Programas Especiales, o método alemán de financiación pasado por el tamiz español.

Dicho secretismo se puede explicar por el miedo de los políticos a la respuesta de la opinión pública, que desconoce realmente las cifras que se mueven y el fomento público de las exportaciones de la industria militar española, todo un actor en el mercado internacional. Y es que curiosamente aquí un consenso generalizado entre los dos grandes partidos. ¿A nadie le extraña que Eduardo Serra haya sido secretario de Estado de Defensa con el PSOE y Ministro del mismo ramo con el PP?, ¿cuántos casos más conocéis?

Posiblemente haya quien defienda dicho consenso en base a la importancia de la materia, pero también puede que haya quien piense que detrás de dicho escudo se esconden otro tipo de intereses, en un sector totalmente dependiente de Papá estado (o de los Papás estado extranjeros): curiosamente, sobre dicha vinculación con lo público de la industria militar, sobre el papel de ese Estado que nos defiende de la ley de la jungla (juas) nadie dice nada en la obra.

En libro no da una respuesta clara, se limita a plantear preguntas y a suministrar datos (lo que es muy de agradecer), pero si que parece apostar por la linea de Olivares, que podríamos resumir en que el Ejercito sobra. Si bien podría estar de acuerdo con dicha tesis me temo que no lo estoy determinados presupuestos o derivados.

Para empezar, Arcadi y compañía ya han encontrado destino para el dinero público destinado al gasto militar. Y no, el destino no es devolvérselo a los ciudadanos a los que ha sido arrebatado coactivamente, bajo el imperio del monopolio legal de la fuerza que representa el Estado. Su destino serían "políticas sociales". Ahí parece que los escrúpulos éticos de Arcadi no operan, le parece correcto hacer uso de ese dinero. Es curioso, ya que si la mayoría legitima quitarte dinero coactivamente no veo el problema en que la mayoría también legitime su gasto militar. ¿o no es así siguiendo la lógica de este Estado nuestro?

Por otro lado, no estoy tan seguro de que España no tenga amenazas militares exteriores, como señala Arcadi. Estoy pensando en una bien clara en el sur de España (claro que a él igual le pilla un poco lejos de lo que considera su fronteras) Pero lo que tengo claro es que, dentro de la Constitución el papel de las FFAA no es sólo la defensa de la amenaza militar exterior.

Las Fuerzas Armadas, constituidas por el Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire, tienen como misión garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional.

Esa Constitución que tanto invocan algunos deja bien claro que el papel de las FFAA no sólo tiene una vertiente exterior. También interior, y supongo que no hace falta mucha imaginación para saber a que nos referimos. La actualidad y la historia de España está repleta de ejemplos.

Dicho lo cual a servidor, este apartado de la Constitución le parece una tremenda salvajada (como muchos otros de ese texto mostrenco), y cree que tampoco es la vía. La pregunta es si Olivares y sus chicos también lo creen de verdad, o es una cuestión táctica en su proyecto político, como algo que les estorba en su camino.

PD: Lo de la apuesta de Olivares por la supresión de los ejercitos estatales salvo una única fuerza mundial de 500.000 cascos azules me parece una broma de mal gusto.

Más información | El gasto en Defensa En El Blog Salmón | La correlación deuda soberana y gasto militar ayuda a comprender la trampa de la deuda global, La objeción de conciencia fiscal contra los gastos militares

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio