Compartir
Publicidad

A vueltas con la paga de los niños

A vueltas con la paga de los niños
12 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los niños vuelven al cole y con la vuelta a la rutina sucede que muchos se plantean si ha llegado el momento de darles una paga a los mismos. Pero sucede que con la paga de los niños hay muchos tipos de opiniones.

Aprovechando que en ING Direct han hecho un estudio sobre la paga a los niños en varios países europeos, creo interesante darle una vuelta a esto. Pero primero empecemos con el titular, los españoles damos la tercera paga más alta a los críos, por detrás de Italia y Francia. Después van Austria, Bélgica y Alemania (empatadas), Reino Unido, Polonia, Rumanía, Holanda y la República Checa.

Los padres españoles dan una paga entre cinco y diez euros semanales a sus hijos de entre cinco y quince años. Personalmente me pregunto si no es demasiado alta para un país en crisis y habiendo países con coste de vida más alto que dan menos paga a los niños. Por cierto, el 13,8% de los mayores de quince reciben más de 50 euros mensuales para sus gastos. Estamos hablando de los niños más ricos (o más mimados) de la clase, pero hay que reconocer que es una cantidad considerable.

¿Damos una paga adecuada a los niños?

El 79% de los 12.000 europeos encuestados afirman dar una paga a los niños, aproximadamente el mismo porcentaje que la recibieron. Además parece que recibir una paga hace más responsables a los niños cuando se hacen adultos con su dinero. Están más acostumbrados a manejar el dinero y a que esté limitado.

El estudio afirma que el 34,7% de los padres dan a los niños cuando necesitan dinero para un fin determinado, el 27,8% de forma regular, el 6,8% como recompensa por hacer tareas domésticas, el 5,3% con ingreso en cuenta bancaria (frente al 8% de media de los europeos) y el 0,5% la reciben trabajando fuera de casa (algo que no tiene sentido considerarlo como paga en mi opinión).

Precisamente el primer porcentaje (que el 34,7% de los críos reciban paga cuando necesitan el dinero para un fin determinado) lo veo un poco preocupante. Aunque no tengo hijos, creo que ese es el peor modo de dar dinero a los críos. Creo que tiene sentido hacerlo periódicamente para que se acostumbren a ahorrar o en recompensa a ciertas tareas domésticas porque aprenden a que el dinero cuesta trabajo, pero si se le da dinero para fines concretos me da la sensación de que no aprenden ni el esfuerzo que requiere el dinero ni a ahorrar para a base de privarse de lo inmediato conseguir las cosas a futuro.

Obviamente aparte estan gastos concretos escolares, como pagar un excursión, la ropa, un ordenador (requerido por muchos colegios de hoy en día), etc. Es decir, darles un poco la responsabilidad que les corresponde y no más ni menos para la edad que tienen.

Más allá de la paga

No creo que tenga mucho sentido hacer adelantos o préstamos, básicamente para no acostumbrarles a la posibilidad de la financiación. Principalmente por dos motivos, el primero es que es mejor que aprendan a ahorrar, el segundo es que el banco de Papá y Mamá no cobra intereses y los bancos de verdad si lo hacen.

También creo que a partir de cierto momento tiene sentido incrementarles la paga a cambio de un aumento en la responsabilidad, por ejemplo de ser responsables de comprar su propia ropa o de pagarse el transporte público. Pero estamos hablando más de los últimos años de la adolescencia que de otra cosa.

Por último no creo que las pagas deban de ser muy altas, al menos no lo suficiente como para desincentivarles en que trabajen a partir de cierta edad en actividades típicas de adolescentes, dar clases particulares, cuidar niños, etc.

Obviamente esto lo comento como alguien que no tiene hijos, pero viéndo cómo hemos acabado unos u otros de mis amigos en el comienzo de uestra vida adulta, parece que hay algunos que si tenemos asumido el esfuerzo que cuesta conseguir las cosas y otros no, sino que parece que sus padres se saltaron ese paso de la educación.

Por que si observamos los resultados del estudio (que hay que matizarlos con el contexto de la crisis), los críos realizan tareas domésticas para ganarse la paga frente a la generación de los padres y menos trabajan fuera de casa para ganarse su dinero frente a la generación de los padres. Y eso no parece que sea completamente bueno.

Por último hemos visto muchas campañas (incluidas algunas geniales publicitarias) en las que se ve que los críos aprenden por imitación de los padres, por lo que veo muy difícil que padres que no han gestionado bien su propio dinero sean capaces de instruir bien a sus hijos, que tendrán que repetir los errores de sus padres o aprender de cero los suyos (a veces pasa que a padres derrochones les surgen hijos ahorradores que se empeñan en gastar lo mínimo porque han escarmentado en cabeza ajena o porque han sufrido las consecuencias sin buscárselas ellos).

En El Blog Salmón | Criterios para fijar la paga de los hijos

Vía | NdP

Más información | eZonomics

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio