Compartir
Publicidad
Publicidad

¿Conviene renegociar la hipoteca?

¿Conviene renegociar la hipoteca?
Guardar
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Aviso a navegantes: los expertos en economía pueden ir pasando al siguiente artículo. Este es una pequeña reflexión muy básica pero que responde a una duda que nos transmiten con cierta frecuencia alguno lectores. La pregunta es relativamente simple: ante el panorama de subidas de tipos de interés, ¿debo renegociar mi hipoteca para bajar el diferencial o incluso pasarla a tipo fijo?. Hace muy poco, Consultor Anónimo nos dió su opinión al respecto, y hoy quisiera reflejar la mía, que aunque no difiere mucho de la suya si introduce, espero, un par de matices.

La respuesta a las dudas que nos remiten viene a ser siempre la misma y os va a encantar: depende. Son muchos los factores que influyen en una decisión tan importante como renegociar la hipoteca o transferirla a otra entidad, y al final la única respuesta válida es que hay que estudiar cada caso en particular. Por ello, lo mejor que podéis hacer todos los que estáis pensando en algo similar es aprender a calcular hipotecas con la ayuda del excel o bien localizaros alguno de los muchos programitas de cálculo que hay por Internet.

En concreto, es muy importante no dejarse llevar por la oferta de un diferencial muy bajo y una supuesta reducción de las cuotas mensuales, ya que en algunas ocasiones al sumar los costes de cierre de una hipoteca y apertura de la nueva resulta que gastamos más dinero que el supuesto ahorro que supone la bajada del diferencial. Una vez más, hay que hacer los números.

Otras dos opciones que barajan muchas personas hoy en día es aumentar el plazo o cambiar a una hipoteca a tipo fijo. Respecto a la primera opción, al igual que ocurre con la reunificación de deudas, puede ser una solución si la cuota mensual nos empieza a asfixiar, pero no debemos olvidar nunca que, en última instancia, nos estamos endeudando más. A la larga pagaremos más interseses, y si suben los tipos nos subirá más la cuota mensual que si la tenemos a menos plazo o tenemos menos dinero metido en la hipoteca. Por otra parte, y aquí entramos ya en el terreno de lo imponderable, yo soy poco amigo de los plazos fijos. En su momento tuve la opción de hacerlo en torno al 5%, y si lo hubiera hecho probablemente dentro de poco empezaría a pagar menos con una hipoteca fija que lo que pago con la variable. Pero hasta ahora llevo cinco años pagando menos, por lo que tendrían que pasar cinco años con los tipos por encima del 5% para que empezase a quedar la cuenta en "empate". Y si bien no sabemos lo que puede ocurrir a largo plazo con el Euribor, no parece muy probable (lease probable, no posible).

Lamentablemente, hace poco decía un amigo mío (y tenía toda la razón) que hubo una época en que los tipos de interés estaban al 12 o al 15%, pero las cantidades que se manejaban no eran tan importantes como las que se ven hoy en día. Un cambio del 5 al 10% en una hipoteca de 10 millones a 20 años suponía pagar treinta mil pesetas más al mes, pero cuando hablamos de una hipoteca de 240.000 euros a 30 años la diferencia, incluso habiendo aumentado el periodo de amortización, es de más de 800 euros. Así que en muchas ocasiones el problema no está en tener un diferencial de 0,3 o de 0,75, sino en la porrada de millones que uno ha metido en la deuda hipotecaria. Ante esos casos hay pocas opciones: ampliar el plazo de amortización y rezar para que no sigan subiendo los tipos, mudarse a una casa más pequeña, a una mas lejana o vender y alquilar. Triste y dificil, pero así es.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos