Los problemas de guardar dinero en casa frente a tenerlo en el banco: no es sólo la inflación, es explicarlo a hacienda

Los problemas de guardar dinero en casa frente a tenerlo en el banco: no es sólo la inflación, es explicarlo a hacienda
52 comentarios

En los últimos años se viene hablando de un fenómeno que ha crecido desde épocas anteriores: guardar el dinero en casa en lugar de en el banco. Los motivos son dos principalmente: las quiebras bancarias de los últimos lustros y los tipos de interés ultrabajos que acaban penalizando al que mete el dinero en banco (con comisiones o directamente tipos negativos para los saldos altos).

Sin embargo parece que la inflación está de vuelta y los que guardan el dinero en casa ven venir una amenaza: si se vuelven a tasas de inflación del pasado el dinero se va depreciando poco a poco. Pero esta no es la única amenaza: Hacienda también puede llamar a nuestra puerta.

Los motivos para guardar el dinero en casa

Como hemos comentado, el fenómeno de guardar el dinero en casa no es reciente, viene impulsado por los problemas bancarios de la última década y media. Ante las quiebras y fusiones de bancos muchos han temido por la seguridad de sus ahorros y han decidido guardar efectivo de forma física.

Y no solo eso, ya se vio en Grecia que ante una quiebra generalizada del sistema financiero podía haber un corralito, incluso dentro de la zona Euro. En su día proliferaron fotos de los griegos guardando dinero en casa en los escondites más recónditos.

A esto se le sumó que para salir de la crisis de 2007/8, los bancos centrales decidieron bajar los tipos al mínimo, incluso un poco negativos para estimular los préstamos y el crecimiento económico. Ello provocó que, en un primer momento, los bancos dejaran de pagar intereses por los depósitos, pero que después incluso llegaran a cobrar.

Ante esta situación algunos decidieron lanzarse a almacenar los ahorros en casa. Y aunque es completamente legal, es una situación en la que Hacienda suele realizar inspecciones y poner en aprietos a los que deciden guardar el dinero debajo del colchón.

Con Hacienda hemos topado

Hacienda tiene, como una de sus misiones, descubrir el fraude fiscal. Y una de las formas que tiene de encontrar estos fraudes es cuando se realiza mucho gasto en efectivo, ya que el dinero negro es efectivo y la gente que no declara ingresos suele manejar mucho dinero de esta forma.

Tener efectivo y usarlo no es, como hemos comentado, ilegal. Pero es la pista de la que suele tirar Hacienda en sus investigaciones. Así que si se realiza mucho gasto en efectivo puede que haya una inspección y justificar de dónde procede el efectivo que se usa de forma habitual.

De nuevo, que Hacienda investigue no quiere decir que vaya a sancionar. Pero sí que hay que presentar muchos papeles y en plazos bastante comprimidos. Vamos, que la vida puede ser más complicada.

Además, problemas con pagos grandes

En su estrategia para acotar el fraude Hacienda cada vez pone más reestricciones para los pagos en efectivo, y desde hace unos días los pagos superiores a 1000 euros no pueden ser en efectivo. Esta nueva medida modifica una de 2012 que los limitaba a 2.500 euros, pero cada vez estamos hablando de cantidades menores.

Esto implica que cualquiera que prefiera manejar efectivo en lugar de usar a los bancos tendrá graves problemas para realizar compras importantes. Al final se necesita usar una cuenta bancaria, con los gastos que puede llevar asociada si no se usa con asiduidad. Y si se ingresan grandes cantidades simplemente para realizar un pago importante seguramente suban los puntos para recibir una inspección de Hacienda.

Como vemos no solo la inflación amenaza a los que quieren almacenar efectivo en casa. Hacienda puede complicar la vida de los que tienen esta estrategia. Y por tanto hay que pararse a pensarlo muy bien antes de guardar el dinero de forma física.

Temas
Inicio