Por qué una tarifa de la luz de precio fijo sin permanencia es la mejor que podemos contratar en 2022

Por qué una tarifa de la luz de precio fijo sin permanencia es la mejor que podemos contratar en 2022
2 comentarios

La recomendación clásica para una tarifa de la luz en España hasta hace poco no tenía mucho misterio: PVPC. La tarifa regulada era la mejor, ninguna del mercado libre podía batirla. Pero la situación ha cambiado radicalmente en los últimos meses.

Los precios del mercado mayorista se han disparado y la PVPC, que va indexada a estos precios, también. No es raro ver días en los que durante el día tenemos precios de 0,3 euros / kWh o más, el triple de antes de estas subidas. Entonces, ¿qué debemos hacer en estos momentos?

Abandonar la PVPC

No queda otra, el mejor consejo ahora mismo es abandonar la PVPC. Pero por supuesto no hay que dejarse llevar por cualquier oferta que nos hagan, muchas están por encima del PVPC, incluso las que ofrecen precio fijo: ya que cambiamos lo mejor es comparar.

Las dos mejores ofertas que hay en el mercado en estos momentos tienen precio fijo las 24h: son la de Repsol (tarifa fija largo plazo) y Naturgy (tarifa compromiso), con unos precios estables durante 3 o 2 años respectivamente.

Los detalles de cuál es la mejor tarifa dependen del consumo, ya que el término fijo y variable son distintos en ambos casos. Realizar comparaciones es, por tanto, complicado, pero existen comparadores online como el de la CNMC u otros privados que ayudan a elegir la mejor tarifa.

Una cosa importante es elegir una tarifa sin permanencia, pues la situación en la que nos encontramos de precios mayoristas elevados, aunque podría extenderse durante buena parte de 2022, no tiene por qué quedarse así para siempre.

Pero sin perder de vista que los precios podrían volver a bajar

Por tanto, aunque actualmente algunas tarifas son mejores que las PVPC, esto no tendría por qué ser así siempre. Lo normal es que en algún momento se vuelva a la "normalidad" y la PVPC vuelva a ser muy competitiva.

Por tanto es también importante elegir una tarifa que no tengan permanencia para poder cambiar de vuelta rápidamente cuando sea interesante. Las dos tarifas mencionadas arriba no tienen permanencia, pero hay que leer la letra pequeña

Y no olvidemos que puede haber una cierta estacionalidad: puede que los precios sigan altos en invierno, bajen en primavera y verano y vuelvan a subir en otoño: al final el precio mayorista en España está determinado por el precio del gas y este, que está disparado, se consume más cuando hay frío.

Temas
Inicio