Compartir
Publicidad

Vini: La seguridad de las tarjetas establece limitaciones

Vini: La seguridad de las tarjetas establece limitaciones
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Como decía no recuerdo quien, lo que viene a continuación es un susedido. Dentro de las paranoias de los que nos movemos por internet ocupa un lugar destacado la seguridad de nuestras tarjetas de crédito. Sabemos que dichos datos son especialmente vulnerables. Que más de una vez un comercio ha sido hackeado y con él han caído los datos de las tarjetas en los que hemos realizado transacciones. Estos miedos lastran de modo importante el comercio por internet y/o el uso de la tarjeta como medio de pago. En mi opinión exageradamente, pues en el mundo físico, y quizás sin darnos tanta cuenta, nuestras tarjetas se ven igualmente expuestas.

Aún así, desde hace tiempo las entidades financieras, las emisoras de las tarjetas, empresas del ramo, etc...buscan alternativas seguras para que las tarjetas se muevan por internet. Así por ejemplo la Cibertarjeta de La Caixa. Una Tarjeta de Prepago que limitaba las posibilidades de mal uso de la misma. No la he utilizado y no sé qué problemas puede dar. Pero si que he utilizado otro sistema, desarrollado por CECA, el Vini y mi experiencia ha sido agridulce. * La parte positiva es que, en general, funciona bien. Así, de un tirón, y olvidándome de otras funcionalidades la cosa es como sigue: Asocias tus tarjetas al sistema Vini desde la propia web de tu entidad financiera (Caja De Ahorros). Cuando estas realizando una compra, en otra ventana eliges que tarjeta deseas utilizar para pagar y el importe de la compra. Una vez realizado esto el sistema te da los 16 dígitos de una nueva tarjeta "virtual"(además del código de seguridad que suelen llevar impreso por detrás) y que solo puede utilizarse para ese importe y en ese momento. Lo he probado en variadas compras y funciona perfectamente. Si en el futuro alguien accede a esa información no le servirá de nada. La tarjeta ya no es utilizable.

  • Sin embargo, la esencia del sistema, el sólo-un-uso, puede generar problemas. Veamos un ejemplo. American Eagle es uno de los principales detallistas norteamericanos de casual wear. Muy recomendable: Buen diseño y precios ajustados. Tienen una buena web para venta al público. Pues bien, lleno la cesta, pago con tarjeta y uso el sistema Vini. Su web lo acepta, y me indica que en breve me dará un código para hacer un seguimiento del pedido. El problema es que a los pocos días me señalan que el pedido queda congelado. ¿La causa? Debido a políticas de seguridad de la empresa en vez de comprobar que la tarjeta de crédito tiene límite y hacer un cargo directamente en la misma, lo que hacen es bloquear ese importe de la tarjeta y al poco tiempo pedir la confirmación. Evidentemente, al ser una tarjeta de un solo uso, la segunda vez que acuden, para confirmar el pago, el sistema peta. La tarjeta ya no está operativa.

Logicamente, a través de mail, faxes y demás intente explicarlo. Ni caso. Los norteamericanos, cuando quieren, son de piñón fijo. Y en materias de seguridad más. Y en última instancia, lo entiendo. La seguridad absoluta siempre crea pegas.

PD: Ojito con los que piensen usar Vini para alquilar coches por internet, porque el método que suelen utilizar es similar y por tanto el sistema tampoco debe funcionar.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos